Top Ten: Basil Poledouris

Escrito por , el 28 noviembre 2016 | Publicado en Otros

Hablar de Basil Poledouris es hablar de un compositor único en su especie, quizás el último de una estirpe de compositores, los llamados clásicos, el último grande, que podría compartir título con un selecto y reducido grupo (a saber, Bruce Boughton, James Horner, Chris Young y Michael Kamen).

En su haber posee un buen puñado de obras maestras, y todas ellas en todos los géneros habidos y por haber: romántico, épico, bélico, thriller, deportivo…

Y una cosa, una muy muy especial: sensibilidad, y no la facilona o gratuita… no. La verdadera, la sincera, la que emana de un corazón que no le cabía en el pecho. Una persona que tiene esa sensibilidad está obligado a ser una buena persona, y en el caso de Pole no era una excepción: quienes le conocían hablaban maravillas de él. De su amor por la familia, de su honestidad, de su humildad y sencillez (quizás, como dijo el bueno de Richard Kraft una vez, esa fuese la causa y culpa de que que no se hiciera con más asignaciones, no era un buen comercial para su profesión, no sabía “venderse”, pero eso no hacía aún más que agrandar la leyenda, la suya, la de un Grande).

Desde AsturScore queremos agradecer profundamente a todos aquellos que habéis colaborado a votar y ayudarnos a elegir lo mejor de Basil Poledouris, o lo que más os gustaba. Muchas gracias a todos por colaborar en este tributo. Y sobre todo, gracias a ti, Pole. Gracias por añadir color y sensibilidad a nuestra vida.

Especial agradecimiento a: Miguel Garre, Felipe Múgica, Vanesa González, Alfonso Conde, Juan Arbona, Germán Barón, Abel García, Octavio López, Antonio Pardo, Manuel Díaz, Daniel Redruello, Raul Martí, Eduardo Con, Óscar Salazar, Carlos Mulas, Fernando Ayuso, Daniel Fernández y Braulio Rodríguez (a ti y a Miguel especialmente, por la pasión que ambos compartís por Pole, un tío irrepetible).

Y también a todos aquellos que participásteis por el Foro de FSM.

Rubén Franco

Nº 1 – CONAN THE BARBARIAN (Conan el Bárbaro, 1982)
275 PUNTOS

Nº 2 – FLESH+BLOOD (Los señores del acero, 1985)
162 PUNTOS

Nº 3 – ROBOCOP (1987)
134 PUNTOS

Nº 4 – THE BLUE LAGOON (el lago azul, 1980)
121 PUNTOS

Nº 5 – STARSHIP TROOPERS (Starship Troopers: las brigadas del espacio, 1997)
116 PUNTOS

Nº 6 – FAREWELL TO THE KING (Adiós al rey, 1988)
93 PUNTOS

Nº 7 – THE HUNT FOR RED OCTOBER (La caza del Octubre rojo, 1990)
77 PUNTOS

Nº 8 – LONESOME DOVE (Lonesome Dove. La gran aventura, 1989)
68 PUNTOS

Nº 9 – LES MISERABLES (Los miserables: la leyenda nunca muere, 1998)
66 PUNTOS

Nº 10 – BIG WEDNESDAY (El gran miércoles, 1978)
52 PUNTOS

Daniel Fernández Iniesta

.
Uno de los compositores que mejor ha sabido transportarnos con su música a los universos que planteaban sus películas nos abandonó, este mes, hace 10 años. Con un estilo sinfónico (la mayoría de las veces) grandilocuente, siempre limpio y apenas impregnado de artificios o música impostada Basil conseguía proyectar en sus películas una energía que hacía que éstas cobrasen por sí mismas vida dotándolas de una reconocible sentido épico y, en ocasiones, turbador poder narrativo. No sólo sabía acompañar extraordinariamente las imágenes también las sabía hacer hablar y que el espectador pudiese identificarse de forma relativamente fácil con el/los personajes principales pues, como diría aquel, su música no sólo era sentido también sensibilidad.

En la historia quedan bandas sonoras como Starship Troopers, Robocop, Conan, Flesh + Blood, Farewell to the King o algunas más delicada e intimistas como The Blue Lagoon o It´s my party. Siempre proyectando su voz hacia el exterior y haciendo que las aventuras de reyes, guerreros, surfistas o vaqueros fuesen las nuestras propias.


Felipe Múgica

.
Los que ya empezamos a peinar alguna cana que otra nos introdujimos en esto de la música de cine con un par de bandas sonoras: Star Wars (típico) y con Conan, el bárbaro. Y es que esta BSO lo tenía todo: temas épicos, corales, románticos, danzas, temas de amistad… Era uno de esos discos de los que te hacían querer escuchar más y más bandas sonoras y desear que todas fueran así de buenas.

Luego descubrías que detrás de esta música había un compositor, de curioso apellido que sonaba así como a griego, Basil Poledouris, y entonces deseabas escuchar más cosas de él. Y cuando ya te habías puesto, te encontrabas con un compositor muy, muy bueno, con cosas que iban desde lo bonito (El lago azul) a lo aventurero medieval (Los señores del acero), la acción con aires rusos (La caza del Octubre rojo), la ciencia-ficción (Robocop, Starship Troopers…).

En resumen, un excelente compositor que te regalaba una banda sonora estupenda fuera el género que fuera. Es una lástima que nunca lograra el éxito dentro del gremio (nunca llegó a ser un compositor de primera fila) ni el reconocimiento crítico que se merecía (ni una triste nominación al Oscar obtuvo); tal vez le falló contar con algún director amigo que le apoyase (a pesar de que trabajó con John Milius o Paul Verhoeven).

Tal vez sea por esta mala suerte, tal vez sea por ser uno de los compositores con los que me introduje en la música de cine, y no solo por su calidad (que buenos compositores hay muchos) que uno siempre ha sentido una debilidad especial por Poledouris (o Pole, como le llamamos con cariño los fans) y por todos sus trabajos. Por todo ello, contento me siento de estar aportando aquí con unas pocas líneas para rendirle un pequeño homenaje al maestro, que bien que se lo merece.


Miguel Garre

.
La verdad es que me es muy difícil hacer un Top Ten de Basil Poledouris, el que es para mí el compositor más importante de la música de cine (con permiso de Chris Young). No me entendáis mal: sé que no es el compositor más importante en la historia de la música del cine (este honor posiblemente recaería en Goldsmith o Herrmann, o quizás, Williams), pero lo es para mí y para que yo ame la música de cine.

Me sería muy fácil hacer un Top 1, tanto de él, como de la música de cine en general, y, difícilmente no estaría Conan El Bárbaro en este; pero elegir las otras 9 en detrimento de maravillas como: Farewell to the King, The Jungle Book o The Hunt for the Red October, y de scores que personalmente me encantan como On Deadly Ground o Switchback; o joyitas como It´s my Party, es lo más difícil de este Top 10 que debería ser un 30 o algo más, dejando sólo afuera un para de trabajos no tan inspirados como el resto de este genio de la música (de cine) (y también sin el “de cine”).


Rubén Franco

.
Quienes crecimos en los 80 y amamos la música de cine, adoramos Conan the Barbarian, y gran parte de culpa la tiene Basil Poledouris. Bendita culpa…

Cuando pienso en Pole (nuestro atajo cariñoso para el Maestro) siempre acude al rescate las horas que me pasé escuchando aquel LP de Flesh+Blood. ¿Quien demonios había compuesto aquella salvajada? Romanticismo, épica, violencia, drama, tensión, … Aquella música me enamoraba, me hacía soñar, me hacía sentir.

Y Pole era experto en eso, en hacerte sentir, desde el sonido más íntimo (It’s my Party) hasta el más épico y heroico (Starship Troopers). Lástima que su carrera solo haya sido galardonada con un Emmy por su magistral Lonesome Dove (Paloma Solitaria), un canto en clave de western al sentimiento más profundo humano, una mezcla de melancolía y esperanza, lleno de belleza y lirismo. Nada extraño en Basil, nada ajeno al genio.

Bien podían ser 10 que 20, pero hay que elegir, y si me gustaría citar con cariño, a modo de cierre, dos, The Big Wednesday y Wind, dos partituras “marítimas” que definen no solo el amor de Pole por el mar, sino por la música de cine. Gracias Pole. Gracias por añadir sentimiento y color a mi vida.