Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: “The Nun”

Al Salir del Cine: “The Nun”

Escrito por , el 31 octubre 2018 | Publicado en Apuntes

Desde que en 2010 se estrenara Insidious sus distintas tramas y subtramas así como su galería de personajes vivos y, sobre todo, no vivos han dado para todo un conjunto de películas y posteriores secuelas que han mantenido entretenido al degustador del género demoníaco, amén de crear un universo propio. En Expediente Warren: El caso Enfield volvíamos a descubrir un personaje que aunque de corta aparición ya había generado el suficiente terror y gozado del suficiente carisma para hacer una película propia. Obviamente la maquinaria hollywoodiense se puso a funcionar y aquí nos encontramos con este comentario.

Hay dos maneras de ver esta película: como una heredera directa de la saga Expediente Warren que sigue los mismos pasos de gran paroxismo y angustia tal como consiguieron aquellas o como una modesta película con espíritu de serie B igual de disfrutable aunque no con el mismo input emocional. Os garantizo que si optáis por esta segunda opción vais a disfrutar enormemente con este atractivo e inofensivo juguete. Para empezar tiene una narrativa clara y liberada de vicios y artificios que haga que se pueda encallar en cualquier momento. Es pura y honesta en su afán de entretener y en no ir más allá de lo que se está contando. Sus elegantes hechuras clásicas le dan un particular atractivo. Lleva implícito un peculiar y sutil sentido del humor que hace que a su vez no te la tomes muy en serio. Y lo mejor de ello es que funciona. Pero su particular encanto residirá en crear un universo visual casi propio consiguiendo originales e imaginativas escenas más propias del cine fantástico que del terror sirviéndose para ellos de unas fabulosas localizaciones y un mejor uso de la fotografía. Y aun teniendo sus personales toques su universo sigue estando en consonancia con las obras creadas por James Wan.

Si tus pretensiones al ver La monja son encontrarte con una película genuinamente de terror con un tono más realista tal vez te sientas algo decepcionado pero si estás dispuesto a dejarte arrastrar por toda esa fabulación e imaginería que exuda el cine fantástico te encontrarás con algo tremendamente estiloso y maravillosamente entretenido y hasta perverso. Y que además tiene esa infravalorada virtud de que sabe gustarse.

Sobre la Banda Sonora

Abel Korzeniowski construye una banda sonora de carácter atmosférico pero también narrativo capitaneado por un tema principal en el que queda completamente personificado el mal. Es una música asfixiante que consigue crear un ambiente malsano e irrespirable muy incómodo para el espectador.

La concepción de la música es tan sencilla como efectiva. El uso de una simple voz masculina ejecutada en inquietantes tonos graves será todo lo que le baste a la banda sonora para señalar la constante presencia de lo demoníaco entre las paredes de esa abadía. No hay posibilidad para la escapatoria para los protagonistas ni que aquel tema que simboliza el bien y la pureza como es el de la hermana Irene se desarrolle mínimamente en un acto deliberado del compositor. Ni siquiera la música de connotación más religiosa como la de las monjas es positiva.

No es de sus bandas sonoras más destacadas a nivel musical pero sí que es hasta la fecha una de las que mejor ha sabido leer y entender la película de las que ha compuesto. Su afán en no sobresalir y ser un instrumento de apoyo la convierte tal vez en uno de sus trabajos más representativos a nivel cinematográfico y de los más aplaudidos, en mi opinión, en este segundo semestre del año. No se podría entender el poder e influencia que ejerce el mal en esta película sin ella.