Análisis
Portada » Análisis » Terrifier
Género
Slasher, Terror
Lo mejor
Su tema central y algunas texturas musicales muy logradas, como el corte Terror Tunnel
Lo peor
Es una banda sonora efectiva y efectista, bien ejecutada, pero sencilla

Terrifier

Cada cierto tiempo, el género del terror da a luz una serie de títulos que se convierten en clásicos, o simplemente en películas de culto, como la película que nos ocupa, Terrifier (2016), escrita y dirigida por Damien Leone.

Con una propuesta de terror salvaje, macabro y extremo, todo muy vintage, la partitura musical de Paul Wiley va en esa misma línea, tratando de recuperar una sonoridad musical ochentera actualizada a los tiempos que corren.

TERRIFIER – LA PELICULA

Será la edad, o que mis gustos se han refinado, pero cada vez tengo menos cuerpo para ejercicios visuales donde el objetivo es la burrada mayor. Y aquí tenemos escenas muy muy salvajes, especialmente una de ellas, donde un serrucho y una mujer colgada patas abajo y desnuda (salvo la braga) se acaban conociendo e intimando.

Salvando lo extremo (ya digo que mi paladar no está para este tipo de burradas) hay que reconocerle dos méritos a la película; uno, el payaso/mimo diabólico, Art. Han dado con una caracterización que da muy mal rollo, pero muchísimo. Es siniestro y oscuro, con una sonrisa diabólica. El actor pone de su parte, David Howard Hornton, no cabe duda, pero le han encontrado un vestuario y maquillaje que dan como resultado uno de los psicópatas más inquietantes de los últimos años.

La otra es su falta de pretensiones, que sumada a una duración corte, que no alcanza la hora y media, hace que la película sea lo que buscan los aficionados al género y a lo salvaje; una película de terror sin contemplaciones (y sin sorpresas), muy bien ambientada a nivel de escenarios y a la que le han sabido exprimir, y muy bien, el presupuesto que tenían, incluyendo como suma final una efectiva y resultona banda sonora de Paul Wiley.

En la otra cara de la moneda, destacar que no será una película que pase a la historia por tener una trama o un guión interesante; no se ha invertido un minuto en explicar NADA de NADA acerca de Art (ni falta que hace, dirá alguno), pero algo de más chicha a nivel argumental le hubiera podido ir bien para destacar sobre el montón por algún mérito más que no sea ver la salvajada mayor del reino.

Destacar que el director Damien Leone había rodado una serie de cortometrajes en torno a la figura de Art the Clown, que acabaron desembocando en The 9th Circle (2008), y que posteriormente rodó All Halloween’s Eve (La Víspera de Halloween, 2013), donde una niñera encuentra una inquietante cinta de VHS con tres cortos sobre un payaso asesino.

Pero sería Terrifier la película que encumbraría al payaso asesino, un título que ha desembocado en una secuela en el 2022, y que se está convirtiendo en un fenómeno popular con el estreno en los cines en EE.UU., con un metraje de dos horas y cuarenta minutos, y aún más salvaje (está pendiente de estreno aquí).

TERRIFIER – PAUL WILEY

Paul Wiley es el compositor de la salvaje Terrifier, y también quien ha puesto de nuevo la música que acompaña al demencial Art en la secuela, Terrifier 2 (2022).

Entre su catálogo o back up profesional de composición figuran varios cortos desde que comenzara allá por 2012, iniciándose en el mundo de los largos con Last Girl (2002), una de terror sobre chica secuestrada y torturada que luchará por escapar de sus captores peleando por su vida, caiga quien caiga.

Dos películas más (y algún corto) llamadas Boondocks (2013) de aventuras fantásticas, y otra de terror cuyo título es Frankenstein Vs The Mummy (2015) le llevarían finalmente hasta Terrifier, donde el compositor firmaría un trabajo por encima de la media, con un tema central inspirado y música bien ajustada a las imágenes.

Como músico, ha formado parte como músico asociado al mítico Marilyn Manson, acompañándole en varias de sus giras musicales (junto con otro compositor también habitual del género y con una carrera musical ya cimentada y consolida, Tyler Bates).

TERRIFIER – LA BANDA SONORA

Siguiendo la estela vintage de la película, rodada como una película de serie B de los 70 o los 80, con ese fotograma como sucio, que incomoda a la vista porque sabes (o intuyes) lo que vas a presenciar, la banda sonora de Paul Wiley sigue esa estela vintage (aunque modernizada), sustentándose  sobre un tema central que…¿adivináis a quien puede ir dirigido? Pues a nuestro simpático y querido amigo Art.

Toda la música de la película está compuesta e interpretada por el compositor, y a través de la electrónica consigue una partitura que juega muy bien sus bazas y que, además, no solo destaca en varias escenas de la película, sino que puede ser escuchada en audición aislada para los amantes del género del terror y la electrónica.

Su tema central, que ya lo escuchamos en Terrifier Theme, es un tema potente y cañero, donde la percusión electrónica está siempre presente como ritmo de acompañamiento, mientras Wiley ofrece a pecho descubierto su tema central… y oye, te lo acabas llevando a los labios.

Ha conseguido darle un tema poderoso y a la par siniestro, incluso con un tono pesadillesco, con el sonido como de un campanilleo electrónico pasado el minuto y veinte segundos, un soniquete que va muy bien con el tono de Art el payaso (que más bien parece un mimo).

Este tema está muy presente en la partitura, y abre la película como presentación del mismo mientras lo vemos prepararse en pantalla con todo el Kit de masacre y extinción posible (desde un martillo hasta una suerte de látigo con cuchillas, tijeras y bisturís).

Luego es utilizado como variaciones a lo largo de varias escenas, como parte de las masacres o algunas secuencias de tensión de la película, adquiriendo un tono aún más siniestro y opresivo, sin concesiones. Destaca el corte Terrifier Theme (Altered), una variante más corta que el principal pero más oscuro.

En esas variaciones, a veces se usa el tema o simplemente ese sonido de percusión rítmico que le acompaña, variando la intensidad o el tono del mismo, como el corte Kill Horn, donde ese ritmo percusión acompaña el crimen de los trabajadores de la pizzería donde nuestras chicas comenzarán a sellar su destino con Art, o el salvaje Hacksaw, la escena más desagradable y violenta de la película, la muerte de la chica rubia, donde la música incluso incorpora sonoridades musicales crispantes que aluden directamente al serrucho cortante de Art.

Más interesante es el corte Art, donde esas variaciones suenan más juguetonas y malévolas, con elementos electrónicos francamente interesantes y con un regusto vintage muy ochentero, pero siempre con el filtro de lo moderno. Aquí si se recurre al tema del payaso, en mi opinión la mejor variación del tema central y uno de los mejores cortes de esta edición digital.

Por contra, hay varios cortes musicales de corte ambiental, donde destaca especialmente Terror Tunnel, donde el compositor ofrece un corte atmosférico muy sugerente donde se cuela el sonido electrónico como de un goteo de agua sutil pero constante, consiguiendo un efecto malrollero. También ofrece otros cortes muy interesantes como el inquietante Clown Car (con las notas de un piano acompañado de una música ambiental opresiva y malévolal) o el Lurker, que significa mirona, un corte con una aureola malsana dirigido al personaje de la extraña mujer vagabunda y su bebe-muñeco.

Incluso el compositor ha introducido elementos musicales muy bien integrados como el sonido de un reloj de cuco para el corte In Pieces, o una electrónica palpitante y rítmica en su tramo final, rollo Carpenter-Howarth, que le da un toque retro muy de los 80.

CONCLUSION

Es cierto que no ha inventado la pólvora, pero el compositor ha sabido encontrar un tema central con el que decorar al villano de turno, Art, uno que funciona muy bien, y que es utilizado a lo largo de la película a través de variaciones, y eso es un aspecto musical a agradecer en el género del terror, donde cada vez abundan solo las texturas musicales a modo de efectos de sonido, con alguna que otra estridencia destinada a asustar, sin más.

Habrá que ver el resultado en Terrifier 2 (si mi estómago me lo permite), pero ya tiene mucho ganado con este buen tema que ha compuesto en la antedecesora.

Terrifier

  1. Terrifier (01:53)
  2. In Pieces( 02:31)
  3. Murder#1 (01:11)
  4. Clown Car (01:37)
  5. Kill Horn (02:37)
  6. Terror Tunnel (02:43)
  7. Dark (02:01)
  8. Terrifier Theme (Altered) (01:13)
  9. Death Pulse (01:13)
  10. Hacksaw (02:22)
  11. Plastic Kill (02:01)
  12. Art (01:54)
  13. Needle Chair 01:39
  14. Lurker (02:16)
  15. Stabbed in Back (01:25)
  16. Dead Art (02:41)
Duración total: 31:18 minutos
Compositor: Paul Wiley
Sello: Death Rattle Music
Formato: Descarga Digital (Spotify)
Fecha de lanzamiento 2016
Terrifier