Análisis
Portada » Análisis » Jurassic World: Fallen Kingdom
Género
Acción, Aventuras, Ciencia Ficción, Dinosaurios, Secuela
Lo mejor
No necesita un tema principal especialmente destacado para exponer su potencial
Lo peor
Está al servicio de la película y esta adolece de un guion más verosímil

Jurassic World: Fallen Kingdom

2018

Amante del fantástico y del terror gótico, Juan Antonio Bayona inicia su primer periplo en un largo en Estados Unidos en una película de luces y sombras. Las luces las pone él, siempre atento al encuadre a la perspectiva desde dónde encuadrar a sus monstruos, la acción misma e incluso al humor, algo negro eso sí, que salpica en no pocas ocasiones y de manera sorpresiva algunas escenas de la película. Por el contrario, se ve obligado a dirigir un guion con sabor a plástico, que gira en derredor de la manipulación genética y que pretende generar un discurso que resulta igual de falto de interés como inverosímil. Con estas bazas juega el catalán, construyendo una película que tiene en su planteamiento estético e iconográfico su gran baza, generando imágenes y situaciones de pesadilla de esas que acaban convirtiéndose en clásicos.

Al servicio del guion también está la trepidante banda sonora de Michael Giacchino, realmente inspirada en sus pasajes de acción, con unos temas que cobran tremebunda fuerza a cada paso o movimiento de los dinosaurios y unos temas de suspense que, aunque más recurrentes, se amoldan perfectamente a la acción y saben medir los tiempos como antes no había visto al compositor convirtiéndose, en ocasiones, en banda sonora de verdadero horror.

Constituye uno de los trabajos más redondos y con más raza del compositor, rotunda en su puesta en escena y con una madurez en lo musical que hace que, al menos yo, entienda que estamos en pleno auge del compositor. Todo al servicio de un tema principal que permanece velado, escondido en todo momento y que conocerá su eclosión en la parte intermedia de la película con multitud de temas que lo acompañan para imbuirnos siempre en un mundo arcaico, caótico en el que el terror va implícito a la misma premisa de la película y que al americano, fiel a seguir nota por nota la historia, nos coloca en las mismas fauces de la bestia.

Análisis Temático

Fallen Kingdom es una banda sonora puramente incidental con un tema principal que permanece en la sombra hasta el verdadero clímax de la película en Thus Begins the Indo-Rapture, que es allá a la mitad. La propia estructura de la película, parcelada prácticamente en dos, impide un desarrollo narrativo musical más coherente a lo que es habitual. Este tema principal que ya se nos presenta en This Title Makes Me Jurassic, es un tema de desaforada solemnidad acompañado de unos coros que ensalzan la figura del ser al que hace referencia y subrayando el carácter de deidad que tiene éste. Y ya no es tanto el tema de la criatura protagonista sino de la aberración genética y, más concretamente, de la desmesurada ansia del hombre por controlar todo su entorno y convertirse, casi inconscientemente, en juez y verdugo de los designios de la humanidad.

Lo más interesante nos lo encontramos en los temas de acción que acompañan el devenir de los protagonistas dentro de la isla. Son temas de una inspiración y una contundencia máxima, ágiles, furiosos, que acompañan cada paso del dinosaurio o de los protagonistas en una suerte de caos excelentemente perpetrado. No necesita más. No hay un corpus dramático propiamente dicho para poner otro tipo de música que no sea la del movimiento. La película cobra así un tremendo dinamismo y su música, arcaica y en ocasiones muy virulenta, nos lleva al corazón de una estampida a gran escala y, finalmente, a la extinción. Temas como Gyro Can You GoGo With the Pyroclastic Flow o, sobre todo, el apabullante (y coñón por el título) Keep Calm and Baryonix son muestra de ello.

Interesante también resulta el uso de temas preexistentes como el mismo creado por John Williams o el del mismo Giacchino para la anterior entrega y convertidos en temas centrales. En el primer caso, el compositor lo utiliza para subrayar el final del sueño creado por Hammond (Richard Attenborough) cuyo único fin era mostrar los dinosaurios al mundo sin ningún otro fin que no fuese el de compartir su fascinación. Y en el segundo caso algo parecido pero con el nuevo tema del parque. Ambos adquieren un rictus fúnebre ante la nueva era que viene y contrasta con la gran fuerza que tiene el tema principal antes comentado. Adquieren, sin embargo, un tono positivo al principio de la película en The Theropod Preservation Society cuando se recuerda la figura del fundador del parque o del esplendor que su posterior reapertura suscitó para ir decayendo posteriormente en ese tono más negativo. La música en toda esta parte sí adquiere unas connotaciones más narrativas.

Los protagonistas de la película intentando escapar de un dinosaurio

Otros temas interesantes de carácter más secundario pero con fuerte presencia dentro del film  son el de la marcha del grupo de mercenarios encargado de extraer los dinosaurios de la isla en March of the Wheatley Cavalcade Raiders of the Lost Isla Nublar o el de la extinción que toma cierto énfasis conforme vemos que la isla en la que habitan los dinosaurios va a desaparecer definitivamente tal como advertimos, por ejemplo, en Lava Land. Hay un tema muy discreto pero de capital importancia y es el de Maisie, la niña protagonista. Este es un tema delicado, cargado de inocencia, que contrasta con la brutalidad del tema principal y que podría ser perfectamente su contra-tema si el guion de la película no estuviese tan desestructurado y tan focalizado en generar un discurso que resulta artificial. Sin embargo, Giacchino hace una cosa genial de acuerdo a la idea original del film y es precisamente exponer sutilmente los pros y contras de la manipulación genética a través de este tema. En el tema Maisie and the Island podemos ver perfectamente este hecho.

Antes hablábamos de una primera parte más centrada en la acción. La segunda parte adquiere un tono más de suspense y de terror gótico en las que Bayona nos regala increíbles imágenes. La música la acompañará desde un carácter más sosegado y a la vez inquietante. No tiene la inspiración y la fuerza de la primera aunque narrativamente no puede hacérsele ningún reproche porque Giacchino sigue siendo fiel a las imágenes. Aquí el tema principal adquiere más presencia ya que su portador cobra más protagonismo.

El último tema del disco será una muestra de lo que Giacchino nos ha querido transmitir con su trabajo. En The Neo-Jurassic era existe una pugna entre los temas preexistentes de Williams y Giacchino con el nuevo creado para esta película. Y no es tanto una lucha como la incógnita que tan torpemente ha planteado la película: la de la implantación de un sistema en el que los dinosaurios puedan convivir con los humanos o el de la definitiva transgresión de las leyes naturales por parte del hombre con las correspondientes consecuencias que tal vez en la siguiente entrega nos aclararán.

Conclusión

Para la mí las grandes bandas sonoras de la historia son las que no han tenido que recurrir necesariamente a un gran tema principal y sus respectivas variaciones para narrar o incidir en determinados aspectos de la película. Es más, las bandas sonoras que han sabido hacer de la incidentalidad, la buena incidentalidad, el principal soporte musical de la película son las que más aplaudiría. La narrativa o el simple devenir de los hechos acompañados por una música que resulte en todo momento productiva y no desganada son los detalles que creo que hace una película crezca sin que apenas nos demos cuenta.

Compositores como Franz Waxman eran verdaderos maestros en ello. Su música se articulaba no necesariamente en grandes temas sino en saber hacer unas transiciones musicales dentro de la película que siempre aportasen algo. En el S. XXI Michael Giacchino es uno de los grandes valedores de esta filosofía y para mí entró hace tiempo en la terna de los grandes compositores de cine. Nadie recordará Jurassic World: Fallen Kingdom por un tema central destacado ni por una prístina estructura de sus temas pero sí miramos por el ojo de la cerradura y observamos con detenimiento cada escena comprobaremos como cada una de ella cobra vida gracias en buena parte a la música y hace que los ojos del espectador, casi sin darse cuenta, permanezcan atentos a ese dinosaurio intentando huir, esa girosfera hundiéndose en el agua o, simplemente, siendo el aliado de esos juegos de luces y sombras mientras un depredador se desplaza sigilosamente por una mansión convirtiéndolo en un ser fantasmagórico. Eso es música y eso es narrar.

Fallen Kindom no es una música acabada porque acabada no está la saga. Muchos frentes se quedan abiertos tal como señalaba en el análisis de temas, pendiente de una siguiente entrega que nos desvele el futuro de la manipulación genética y que, esperemos, sea mucho más coherente y verosímil que lo expuesto aquí.

Jurassic World: Fallen Kingdom

  1. This Title Makes Me Jurassic (2:54)
  2. The Theropod Preservation Society (3:47)
  3. Maisie and the Island (2:07)
  4. March of the Wheatley Cavalcade (2:14)
  5. Nostalgia-Saurus (1:05)
  6. Double Cross to Bear (2:31)
  7. Lava Land (3:16)
  8. Keep Calm and Baryonyx (2:46)
  9. Go With the Pyroclastic Flow (3:43)
  10. Gyro Can You Go? (2:16)
  11. Raiders of the Lost Isla Nublar (3:20)
  12. Volcano to Death (1:38)
  13. Operation Blue Blood (3:43)
  14. Jurassic Pillow Talk (2:47)
  15. How to Pick a Lockwood (3:10)
  16. Wilting Iris (1:11)
  17. Shock and Auction (2:28)
  18. Thus Begins the Indo-Rapture (3:41)
  19. You Can Be So Hard-Headed (2:28)
  20. Between the Devil and the Deep Blue Free (3:29)
  21. There’s Something About Maisie (1:20 )
  22. World’s Worst Bedtime Storyteller (2:27 )
  23. Declaration of Indo-Pendence (4:02)
  24. To Free or Not to Free (3:00)
  25. The Neo-Jurassic Age (3:33)
  26. At Jurassic World’s End Credits/Suite (10:55)
Duración total: 79:51 minutos
Compositor: Michael Giacchino
Sello: Back Lot Music Label
Formato: CD, Descarga digital
Fecha de lanzamiento 15 de Junio de 2018
Jurassic World: Fallen Kingdom