Primer Contacto: “One for the Money” de Deborah Lurie

Se termina el 2011, y todavía siguen colándose auténticas delicias musicales, que tal como hablaba no hace nada con un amigo mío (Dani), parece que en el tramo final del año se ha animado más el cotarro musical, y comienza a subir el nivel musical del año.

En éste caso, es el turno de la compositora Deborah Lurie, quien nos ofrece, cortesía de Lakeshore Records, un score rítmico y dinámico, donde una formación musical, formada por batería, guitarra, bajo y teclados, configuran un trabajo fresco y enérgico, que se convertirá en el perfecto vehículo para la comedia de acción One for the Money.

One for the Money – La película

One for the money fue el título de la primera novela de una larga saga (15 novelas, y en nada 16) escrita por Janet Evanovich, y que comenzó su andadura allá por 1994, presentando en sociedad a la cazarecompensas Stephanie Plum, convirtiéndose, además, en uno de los mayores best-sellers de la historia.

La película cuenta la historia de Stephanie Plum (interpretada por la actriz Katherine Heigl, famosa por la serie Grey’s Anatomy), quien ha perdido su empleo y se encuentra un poco acuciada por su situación económica, lo que le llevará a contactar con su primo para trabajar como cazarecompensas, una labor que no será tan fácil como esperaba.

Su primer caso: encontrar y capturar a un policía local llamado Joe Morelli acusado de asesinato (el actor Jason Moore, de reciente actualidad por Terra Nova), quien además resultará ser el chico que le rompió el corazón en su época estudiantil.

La comedia se estrenará a primeros de año en los EE.UU., y augura ser un éxito de taquilla, sustentado en la rentable franquicia literaria de la cazarecompensas Stephanie Plum.

Deborah Lurie – Toma de Contacto

Compositora de rasgos musicales calidos y melódicos, tardé un tiempo en entrar en contacto con su música (y no por desinterés, simplemente por la no coincidencia de haber visto ninguna película con su música). En concreto, fue con An Unfinished Life (Una Vida por Delante, 2005) dirigida por Lasse Hallström, y cuya partitura inicial iba a ser obra de Christopher Young, recayendo finalmente en las manos de Deborah Lurie.

El resultado, una bellísima partitura de tonos cálidos, donde hay presencia de elementos musicales propios de la cultura americana, en concreto la sureña (como el banjo), y melodías agradables y emotivas (algo que también nos encontramos en la obra rechazada de Christopher Young).

No sería fruto de la casualidad, visto el resultado, que Lasse Hallström repitiese con Deborah Lurie en la película Dear John (Querido John, 2010), o que un año antes, en el 2009, compusiese el score de 9, película producida por Tim Burton donde Danny Elfman componía el tema central.

Este 2011 ha colaborado en el remake de Footlose (2011), la comedia Prom (Fin de Curso) y el documental del infame Justin Bieber (de cuyo nombre ni quiero acordarme), encontrando la meta final en este One for the Money.

One for the Money – El Score

El tono musical es siempre positivo y enérgico, construido por una banda conformada de guitarra, bajo, batería, teclados y el uso de la electrónica, donde una serie de ritmos vibrantes, dominados por la guitarra y la batería, y envueltos por el bajo, ofrecen toda una paleta musical que transmiten dinamismo, el mismo que la protagonista de la película, Stephanie Plum, con una serie de temas que mantienen un tono compacto y homogéneo.

El primer corte del score (Flatnose), que aperece en el sexto lugar del track list del CD, es una pieza enérgica y rítmica, donde los punteos de guitarra dan vida para retratar el perfil de la protagonista, una cazarecompensas de armas tomar, y que es una auténtica (y certera) declaración de intenciones.

Ese tono rítmico se mantiene a lo largo del score, donde los temas del acción, como el breve e intenso Gym Shooting, son una variación musical de ese mismo tono, con la guitarra lanzando unos punteos feroces y la batería y el bajo acompañando el ritmo, o los geniales Mr. Earling (con un punteo de guitarra emulando el mítico efecto del “guauuu guauuu“) o Bullets and Butt Fat, donde la melodía va increscendo, dominada por los punteos de guitarra, desembocando en un excelente y rítmico corte de acción.

Es una sensación musical como de buen rollo (un poco al estilo rollo setentero por momentos) que se mantiene a lo largo de casi 45 minutos, mezclando ramalazos de rock, funky e incluso blues, como el genial Morelli Steals the Key, o el envolvente Rex Going Nowhere, donde los teclados llevan la melodía.

En contraposición, tenemos algún corte que sugiere tensión o ciertos repuntes dramáticos, pero nunca oscurecen la escucha, sino que suponen un pequeño y ligero punto de inflexión, sin cambiar excesivamente el tono del score, como One More Dead (donde la compositora introduce hábilmente la electrónica para construir un motivo misterioso) o Jimmy Alpha.

One for the Money – Un rato muy agradable

No pasará a la historia de la música de cine, pero si que se convertirá en uno de esos guilty pleasures que tanto amamos los aficionados ávidos de música rítmica y desenfadada, fusionando hábilmente rock, blues o funky, logrando un score compacto y homogéneo, rabiosamente disfrutable, y altamente adictivo.

One for the money se ha convertido, desde hoy mismo, en uno de esos trabajos que revisitaré anualmente, acudiendo de vez en cuando para disfrutar una y otra vez con él (y sin necesidad de haber visto la película). En definitiva, un trabajo fresco y enérgico.