Entrevista a Osvaldo Montes

El nombre de Osvaldo Montes está de actualidad ya que este pasado viernes la 24ª Mostra de Cinema Llatinoamericà de Catalunya ha galardonado al compositor argentino con el premio Premio Talento Latino, creado este año, para distinguir a profesionales latinoamericanos que trabajan en la industria del cine.

Y es que Osvaldo es un compositor que lleva toda la vida en la industria del cine, tanto en la grande como en la pequeña pantalla, y con un sin fin de reconocimientos que alaban su calidad musical, por lo que decidimos tener una pequeña conversación, dentro de su apretada agenda, para conocerle un poco más.

Y sin más dilación, te presentamos esta entrevista a Osvaldo Montes. Eso sí, agradecerle sinceramente el habernos prestado su tiempo y atendernos tan cordialmente. Fue todo un placer.

Osvaldo Montes, compositor nacido en Buenos Aires – Argentina en 1952. En la década del 70 Migra a Francia y se instala en Paris, desde allí formando parte del grupo los Calcachis, realiza giras por Europa y Canadá acompañado de artistas como Mercedes Sosa.

En la década de los 80’s se muda a Canadá y en Montreal inicia su carrera como compositor de música para cine y TV. En esta época realiza un sinnúmero de producciones para la televisión canadiense entre las que se destacan Legends indiennes du Canada, Le Defi Mondial, Ingenierie cent ans, Points chauds y Services Secrets. Mientras que en los noventa compone varias bandas sonoras importantes como El lado oscuro del corazón, Cenizas del paraíso, Tango feroz, Pequeños milagros y Le Ciel sur la tete. También compone la música de la series de TV como De poeta y de Loco y Nueve lunas por las que obtiene el premio Marin Fierro de la APTRA de Argentina.

Por este mismo tiempo crea el espectáculo musical CINEMATANGO, que ha sido presentado en sitios como el MOMA de New York, el festival de “Films du monde” de Montreal, el Festival cultural de Hue en Vietnam y recientemente en la Mostra de Cinema Llatinoamericà de Catalunya.

Actualmente se encuentra radicado en Madrid España desde donde compone sus ultimas creaciones musicales, en las que pueden nombrar la música original para la serie de TV En la Boca del Lobo una producción de Teleset y Sony Pictures.


 

Antes de llegar a componer bandas sonoras hemos visto que empezaste en el grupo de los Calcachis recorriendo Europa y Canadá. ¿Qué recuerdos guardas de aquella época?

Pues son unos recuerdos maravillosos! Llegue a Paris con 22 años en enero de 1975, con una guitarra y con todos los sueños para presentar una de mis primeras composiciones junto con un poeta, Hugo Rios, con quien ya habíamos presentado en el Teatro San Martin en Buenos Aires una serie de canciones originales con distintos ritmos de folklore fusión. Además en esa época, la embajada de Argentina había organizado una semana de muestra de arte Argentino en Paris con varias disciplinas, en la misma exponía Antonio BerniJulio Leparc entre otros artistas plásticos , y la bailarina Iris Scacceri en el Space Pierre Cardin, en febrero del 75.

Luego empecé a tocar en cafés y bares del barrio latino pasando el plato, o la gorra, y también en dos lugares emblemáticos de la Rue Monsieur le Prince en el Quartier de L OdeonLa ScaleLa Candelaria, digo emblemáticos porque por ellos pasaron grandes artistas como Violeta Parra y el mismo Athaualpa Yupanqui, casi todos los músicos latinos tocaron en esos dos sitios, había shows todas las noches.

Poco tiempo después tuve la suerte de conocer a grandes amigos y empecé a tocar en un grupo de música y danza latinoamericana, llamado TAÏTA, con el cual hice varias giras en Francia que fueron organizadas por Las juventudes musicales de Francia. Más tarde, el grupo se disolvió y una vez más tuve la suerte de integrar uno de los grupos más importantes de la música andina, Los Calchakis. Con ellos estuve unos años he hicimos varias giras incluyendo una muy importante aquí en España en el verano del 1978 para los Festivales de España, junto a la querida Mercedes Sosa.

Ese mismo año comencé a grabar en Paris mi primer disco solista, tocando en la mayor parte del mismo todos los instrumentos, con composiciones mías en un estilo de proyección andina, una disco que se llamó Viento del Sur.

¿Cómo comienzas en el mundo de las bandas sonoras?

Antes de ser editado el disco que mencione antes, Viento del Sur, lleve en una gira con Los Calchakis a Montreal (Canadá) una cinta de ¼ de pulgada con varios temas y entre otros uno llamado Distancia, es un tema instrumental en el cual suenan solo todos los instrumentos.

Durante ese mismo viaje conocí a un documentalista, Daniel Bertolino, presidente de la compañía Via le Monde, quién al escuchar ese tema me ofreció el comprar los derechos para utilizarlo en una serie documental llamada A coêur Batant, esa fue mi primera música para audiovisual.

Daniel me propuso en ese momento comenzar a trabajar en series canadienses, y estuve más de 10 años en la compañía componiendo cantidad de series para televisión, por solo nombrar algunas: Legendes indiennes du CanadaParadis des chefsDefi Mondial, etc… Además, fue en esa misma compañía donde tuve la oportunidad de hacer mi primer largometraje La Guêpe (1986) producido por el socio de Daniel Bertolino, François Floquet.

Luego hubo otros realizadores como Lea Pool Andre Melançon con quienes hice varios largometrajes hasta mi regreso a Argentina para componer la música de El lado oscuro del corazón de Eliseo Subiela.

¿Qué compositores te han influido más?

Son varios, pero principalmente Ennio Moricone, siento una gran admiración por su lirismo; también me gusta mucho los trabajos de los franceses Jean Claude Petit Eric Serra; del compositor italiano Pino Donaggio y por último reconozco que me gusta mucho el trabajo del británico John Barry.

Y, ¿qué sientes ante un pentagrama en blanco?

Para mi es la emoción de comenzar una nueva aventura entre fotogramas y sensaciones, un nuevo desafío cada vez que escribo música y sumar la pasión de descubrir la magia en cada película.

Has trabajo en producciones de Canadá y Sudamérica y ahora estas afincado en Madrid, ¿has notado muchas diferencias en el proceso creativo en cada país?

En términos generales, el trabajo de los compositores en audiovisual es bastante similar en todo el mundo, existen varias maneras de abordar una película y eso depende mucho del director y su forma de trabajo. Hay algunos que quieren comenzar a trabajar partiendo desde el guion y otros sobre la marcha en la sala de montaje, algunos se implican más que otros. La verdad que depende de cada director con el que trabajas.

A nivel de producción también es bastante similar a lo que te comente antes pero generalmente se repite el famoso “efecto embudo”, como yo lo llamo, es decir, que todo empieza a llegar al mismo tiempo justo hacia la mezcla final de la película.

Música para largometrajes, televisión, documentales… ¿Te animarías a componer para videojuegos?

No lo he hecho nunca pero sin duda me encantaría la experiencia, ¿porque no? He visto trabajos que son fantásticos y de mucha calidad y además que hay muchos compositores trabajando en ese mundillo.

Recientemente el sello Rosetta Records ha editado dos trabajos tuyos, La guêpe (1986) y Yo soy así, Tita de Buenos Aires (2017), ¿estuviste involucrado en el proceso de edición del álbum? Y si es así, ¿cómo fue la experiencia y que nos dirías de estos dos trabajos?

Como te comentaba anteriormente La Guêpe fue mi primer largometraje he hicimos, junto con Olga Santos, un trabajo de remasterización en Estudio Uno, aquí en Madrid, a partir de las cintas ¼ pulgada originales que fueron digitalizadas en Studio Planet en Montreal. Realmente para mi fue todo un placer reencontrarme con este primer trabajo en el que además incluí toda la música de la película, incluyendo varios extras.

En el caso de Yo soy asi, Tita de Buenos Aires la música estuvo grabada en Buenos Aires y en Madrid y fue mezclada por Jose Vinader y Olga Santos en el estudio Taka Taka, en Las Rozas.

En ambos casos Rosetta ha hecho un trabajo impecable tanto en la parte gráfica como los textos.

Si un aficionado a la música de cine quisiera conocer o iniciarse en la obra de Osvaldo Montes. ¿Cuál sería la primera banda sonora que le recomendarías y por qué?

En este caso yo le recomendaría dos obras, El lado oscuro del corazón (1992) y À corps perdu (Straight for the Heart, 1988), porque en ellas hay muchos elementos y sonoridades muy particulares. Creo que en ambas se crea una aproximación distinta a la música más orquestal como he hecho para películas como Summer of the Colt (El verano del potro, 1989), también canadiense.

Osvaldo Montes recibiendo el Premio Talento Latino

Eres la primera persona en recibir el Premio Talento Latino, nuevo galardón creado por la Mostra de Cinema Llatinoamericà de Catalunya, ¿qué nos puedes decir de este nuevo reconocimiento a tu calidad y trayectoria musical?

Me sentí muy honrado de recibir este premio, y realmente estoy agradecido a la Mostra de haberme otorgado este premio el cual, como lo dije cuando lo recibí, es el producto de la confianza que los directores de cine han depositado en mí para componer la música de sus películas, dándome imágenes para crear, que para mí es el disparador más importante junto con las historias.

Además, la Mostra se inaugurará con el show Cinematango, ¿cómo nació esta propuesta que ha sido presentado en sitios como el MOMA de New York y el festival de “Films du monde” de Montreal?

Si el show tuvo varias versiones tanto para el MOMA como en Montreal, esta vez quise tomar exclusivamente temas y canciones que he compuesto para distintas películas y presentarlo en forma de quinteto en un estilo de tango con texturas más actuales, en sus ritmos e instrumentaciones. Además incluimos imágenes sincronizadas, tanto de las películas como material de archivo.

Aquí os dejamos dos clips de Cinematango para que el lector se haga una idea de en que consiste el espectáculo:

Para ir finalizando, ¿qué consejo le darías a la gente que comienza en la composición de bandas sonoras?

Mi consejo seria mucha dedicación, paciencia y pasión. Es una locura ver y oír los guiones; tejer entre imágenes, diálogos y sonidos como si fuera un telar dejando los espacios para todos y cada uno de ellos, donde hay que subrayar apasionada y sutilmente cada una de sus secuencias, y además pensar siempre ser un elemento más del sueño del capitán del barco, el director.

¿Crees que las mujeres lo tienen más complicado para darse a conocer como compositoras de bandas sonoras?

No lo creo! Hay compositoras muy talentosas y reconocidas que ocupan un lugar importante en el mundo de las bandas sonoras. Es probable que la proporción no sea igual en relación a los hombres pero sin duda están presentes en el medio audiovisual.

Y como curiosidad, ¿qué te gusta o que no te gusta de la música del cine actual?

Bueno no es una pregunta fácil, de verdad, y no es una cuestión de la música de cine actual o de antes, siempre creo que hubo buena música y no tan buena, depende de varios factores.

Yo creo que todo esta permitido en las bandas sonoras hechas por creadores de bandas sonoras, puede ser que haya modas y que encontremos similitudes por cuestiones de timbres y o modas etc, pero lo que si vale recalcar es que “la música de cine es música de cine y no canciones”, entiéndase, que las canciones en le cine están muy bien, yo mismo he hecho para varias las películas, pero una banda sonora de canciones preexistentes incluidas en un film por la discográfica de turno, eso no es música de cine, son simplemente canciones en una banda de sonido.

Digo todo esto por que vale la pena aclararlo ya que el publico muchas veces se confunde y olvida que hay un trabajo de score importante y que muchas veces que no se reconoce.

Por último, nos gustaría conocer un poco más de ti con unas breves preguntas personales. Lo primero que te venga a la mente. Solo tienes que dar una respuesta. ¿De acuerdo? ¡Pues vamos!

Una película… La Misión

Un instrumento musical… Shakuhashi

Un libro… Cien años de soledad

Una ciudad… Paris

Una canción… Romance de Curro “El Palmo” (Joan Manuel Serrat)

Una serie de televisión… El mentalista

Muchas gracias por tu tiempo y tu amabilidad Osvaldo

Gracias a vosotros!