Ennio Morricone: The 60 Years of Music Tour

Escrito por , el 19 marzo 2016 | Publicado en Crónica

INTRO – LA GIRA

Con motivo de llevar 60 años dedicado al mundo de la composición, efeméride que se dice pronto pero que no estoy seguro si hay algún otro compositor que la haya llegado a igualar (y no digamos ya superar), este año 2016 el maestro italiano Ennio Morricone nos ha sorprendido embarcándose en una gira europea de 15 conciertos, distribuidos a lo largo de más de 10 países entre los meses de Enero y Junio.

Y cuando digo sorprender, debería escribir la palabra en mayúsculas con negrita y subrayada, puesto que no es fácil que una persona con 87 años tenga fuerzas y ganas para seguir componiendo música de cine, ni mucho menos ponerse al frente de una gran orquesta y coro de más de 200 personas, dando conciertos multitudinarios uno tras otro en múltiples ciudades diferentes.

Hay gente que está hecha de otra pasta, Ennio Morricone es uno de ellos, y la verdad es que le estamos muy agradecidos por permitirnos disfrutar de su música y de su presencia en un escenario, en vivo y en directo, todo el tiempo que le sea posible.

El hecho de que recientemente haya ganado el Oscar de la Academia de Hollywood a la mejor banda sonora por su trabajo en Los Odiosos Ocho (The Hateful Eight), no hace más que aumentar nuestra admiración por él y por su dedicación y aportación a la música de cine, teniendo en su haber más de 400 obras compuestas a lo largo de toda su carrera (cine, televisión, conciertos, etc…)

Pero volviendo a la gira que está ahora en curso dentro de la misma se han incluido países tan diversos de la geografía Europea como Alemania, República Checa, Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Polonia, Finlandia, Francia… aunque desgraciadamente, España no estaba en dicha lista.

Es más, a raíz del Oscar conseguido por Ennio Morricone, se ha añadido un concierto especial adicional en Gante (Bélgica), que se celebrará al aire libre en la plaza de Sint Pieters el 25 de Junio, del que podréis encontrar más información aquí.

En este artículo vamos a contaros la experiencia vivida por dos miembros de Asturscore, Fernando Ayuso y Gorka Oteiza, en sendos conciertos de la gira Europea llevados a cabo en Londres y Amberes en el mes de Febrero.

EL PROGRAMA

El repertorio de la gira ha sido el mismo en todos los lugares donde se ha llevado a cabo el concierto, con la salvedad de los bises del final que han variado en distribución y duración, en función de cómo se hubiera desarrollado la noche.

A continuación os detallamos la lista de temas que se pueden disfrutar en los conciertos, y que vienen perfectamente recogidos en un precioso libreto que se puede comprar tanto en los conciertos como en la tienda OnLine en el siguiente enlace.

Primera parte del concierto (1 hora aproximadamente)

Homenaje a Giuseppe Tornatore:

  • The Best Offer (de la película“The Best Offer”)
  • The Legend of 1900 (de “The Legend of 1900”)
  • Rabbia e Tarantella (de “Baarìa”)

Temas Variados

  • Chi Mai (de “Maddalena”)
  • H2S (de “H2S”)
  • Metti, una sera a cena (de “Metti, una sera a cena”)
  • Croced’Amore (de “Metti, una sera a cena”)

La Modernidad del Mito en el Cine de Sergio Leone

  • The Man with the Harmonica (de “Once Upon a Time in The West”)
  • The Fortress (de “The Good, The Bad and the Ugly”)
  • Main Theme (de “The Good, The Bad and the Ugly”)
  • Jill’s Theme (de “Once Upon a Time in The West”) – Soprano Susanna Rigacci
  • Sean Sean(de “A Fistful of Dynamite”) – Soprano SusannaRigacci
  • The Ecstasy of Gold (de “The Good, The Bad and the Ugly”) – Soprano Susanna Rigacci

Descanso de 20 minutos

Segunda parte del concierto (1 hora aproximadamente)

The Hateful Eight:

  • Stage Coach to Red Rock
  • Bestiality

Tres Adagios:

  • Deborah’s Theme (de “Once Upon a Time in América”)
  • Addio Monti (de “I PromessiSposi”)
  • Vatel’s Theme (de “Vatel”)

Homenaje a Mauro Bolognini:

  • Per le Antiche Scale – Preludio (de “Per le Antiche Scale”)
  • Irene-Dominique (de “L’ereditaFerramonti”)

The Red Tent:

  • Do Dreams Go On
  • They’re Alive (SOS)
  • Others Who Will Follow Us

La Misión:

  • Gabriel’s Oboe
  • Falls
  • On Earth as it is in Heaven

CONCIERTO 16/2/2016 – LONDRES – o2 ARENA

Tras desaprovechar la oportunidad de acudir al concierto que Ennio Morricone dio en Londres el pasado año 2015, y tras el anuncio de la nueva gira europea por parte del octogenario compositor italiano, solo quedaba una opción: conseguir las entradas cuanto antes. Y es que la emoción de ver a uno de los mejores cineastas de la historia dirigir una orquesta y un coro compuesto por 200 músicos realmente merece la pena.

Un grupo de amigos aficionados al compositor ―los mellis Rafa y Ángel, Julián, Vassia, Marta y un servidor― decidimos acudir a un concierto que sobre el papel se antojaba inolvidable. Y así lo fue desde el punto de vista nostálgico que en mayor o menor medida todo aficionado a las bandas sonoras tiene. Las expectativas eran altas y en parte sabíamos lo que podíamos encontrarnos; las numerosas giras que el compositor ha realizado a lo largo de su carrera, habiendo quedado inmortalizadas en numerosas ediciones discográficas, auguraban cierta anulación del factor sorpresa. Sin embargo se han incluido en el programa bandas sonoras no tan conocidas por el gran público como The Red Tent, gesto que ayudará a que muchos asistentes descubran esta fantástica partitura.

También hubo numerosas ausencias en el programa, muchos temas inolvidables que no fueron incluidos, hecho totalmente comprensible debido a lo extensa y brillante que es la obra del compositor romano. Con todo, fue especialmente significativa la ausencia de Cinema Paradiso, requerida por el público a voz en grito durante los bises finales y que sin embargo nunca llegó a interpretarse ―al menos en Londres―. Pero no fue este hecho anecdótico el que ensombreció parcialmente el disfrute de la velada, sino el sonido, factor totalmente imprescindible en cualquier concierto que se precie. Es difícil de asimilar que un concierto de Ennio Morricone, compositor siempre celoso y meticuloso con el resultado final de su obra, cuente con una mezcla de sonido que claramente no ha sido probada con la minuciosidad que el acto merecía. Los instrumentos de viento se escuchaban sobresaturados y se comían al resto de la orquesta impidiéndonos disfrutar al cien por cien de la gran interpretación con la que ésta nos estaba obsequiando.

Hace algo más de un año pude asistir al concierto que Alexandre Desplat dio en el “Barbican Centre” de Londres, residencia oficial de la “London Symphony Orchestra” que cuenta con una acústica fantástica donde cada instrumento se escucha en su justa medida, adquiriendo el protagonismo que tiene dentro de la pieza que se está interpretando. Sin embargo el “Barbican Hall” sólo cuenta con un aforo para algo más de 1900 personas que, aunque el propio Desplat no lo pudo llenar, se queda bastante corto para albergar un concierto del que a día de hoy sigue siendo la mayor celebridad a nivel popular dentro del mundo de la música de cine. Y es que el inconveniente de que un compositor sea tan famoso es que se necesitan hacer los conciertos en estadios lo suficientemente grandes como para albergar a una gran multitud. El elegido para la ocasión ha sido el “O2 Arena” londinense, reservado para grandes eventos musicales ―y en ocasiones deportivos― y que por lo tanto debería estar preparado acústicamente para acoger este tipo de acontecimiento. Sin embargo parece que está más enfocado a la celebración de conciertos de rock que de música orquestal ya que en ocasiones el sonido de la sección de cuerdas se asemejaba más al de un radiocasete de los años 90 que al de un buen equipo acústico.

No obstante, y abstrayéndonos de lo comentado, todavía era posible disfrutar de la maravillosa música y su esforzada interpretación y de ver, gracias a las gigantescas pantallas instaladas sobre el escenario, al anciano compositor sentado en su atril dirigiendo de forma majestuosa y delicada. Un genio incansable que a sus 87 años y con casi dos horas de concierto a sus espaldas ―sin contar las numerosas veces que salió a saludar y a recibir el aplauso del público asistente―, te regala tres bises que ponen la guinda a una noche en la que lo ha dado todo. El concierto londinense terminó tras la interpretación de Abolisson (Queimada), The Ecstasy of Gold (TheGood, TheBad and the Ugly) y On Earth as it is in Heaven (The Mission), siendo probablemente estas dos últimas piezas las más disfrutables del programa, sin olvidarnos de Ribellione ―en el programa se tituló con cierto sentido del humor como Rabbia e Tarantella aunque realmente se interpretó la versión perteneciente a Baarìa―, y los tres bellos adagios de Once Upon a Time in América, I PromessiSposi y Vatel.

Como anécdota ajena a lo meramente musical, contar que el genio italiano no había podido acudir a la ceremonia de los Bafta debido al concierto que había dado en Dublín, por lo que pudimos contemplar cómo, justo unos días antes de recoger el oscar, recibía con infinita modestia el premio Bafta que también le había sido otorgado. En definitiva, una experiencia maravillosa el poder ver en vivo y en directo a uno de los más grandes compositores cinematográficos de la historia del cine, mostrando la fuerza y vitalidad que le permiten seguir componiendo grandes piezas cinematográficas. Ojalá podamos contar con él muchos años más porque la música de cine le necesita más que nunca.

FERNANDO AYUSO


CONCIERTO 20/2/2016 – AMBERES (BELGICA) – ANTWERPEN SPORTPALAIS

Acudimos al conciertos 4 buenos amigos y amantes de la música de cine, Jaume, David, Felipe y yo, sabiendo que cada oportunidad que tengamos de disfrutar de Ennio Morricone en directo ha de ser aprovechada, sobre todo si es la primera vez que le vemos en concierto (como nos pasa a algunos de nosotros), puesto que no sabemos cuántas opciones más nos van a quedar en los próximos años para repetir la experiencia.

Dicho sea esto, todos somos conscientes de que un palacio de deportes, preparado para eventos multitudinarios tanto musicales como deportivos, puede que no sea la mejor ubicación para disfrutar de un concierto de música de cine en las condiciones que nos gustaría; condiciones de cercanía y condiciones sonoras. Aun así, nos armamos de valor y viajamos hasta Bélgica para ello.

El AntwerpSportpalaisde Amberes es un recinto enorme, con capacidad para más de 20.000 personas, y una vez llegamos al lugar, a pesar de estar el graderío casi completo, la sensación de organización y fluidez tanto al comienzo al entrar como a la salida en el descanso, es digna de resaltar.

En el hall de entrada hay varias tiendas de bebidas y comida, además de una tienda de merchandising oficial (donde entre otras cosas se puede comprar el programa oficial de la gira por 15€, algo muy recomendable), y una vez en el interior, nos encontramos con un enorme y diáfano recinto elíptico, con el escenario situado en uno de los vértices, con gradas a dos niveles en todo el contorno, además de una zona central de arena con más de 40 filas de sillas colocadas para la ocasión.

Hago unos cálculos rápidos de aforo, y según lo que me confirman posteriormente personas que conocen el lugar, llego a determinar que había al menos entre 12.000 y 15.000 personas en el concierto (si no más).

Nuestra ubicación es bastante cercana al escenario, en el sector 116, lateral derecho, con vistas directas a menos de 50 metros tanto de los músicos y del coro, como del maestro Ennio Morricone, pudiendo verle subir y bajar del escenario por una pasarela lateral y dirigir durante todo el concierto (eso sí, sentado en una silla).

El concierto comienza con un ligero retraso de 10 minutos sobre el horario previsto (a las 20:40h), y enseguida empezamos a disfrutar del estupendo programa que nos han preparado, que mezcla temas que ya suelen ser habituales de los conciertos del maestro Morricone, con temas nuevos de algunas de sus películas de los últimos años.

Los tres primeros temas de la primera mitad del concierto son un homenaje a las películas de Giuseppe Tornatore, impecablemente ejecutados, y ya desde el principio podemos darnos cuentade dos cosas.

Por un lado, la calidad de la Orquesta Sinfónica Nacional Checa y su coro, que viaja con Ennio Morricone en toda su gira europea, y que interpreta exquisitamente los pasajes sutiles, suaves y ligeros, y con fuerza y precisión los momentos masivos en los que todos los instrumentos aportan su sonido a la obra.

Pero por otro lado, y como punto más negativo de toda la noche, vemos que la acústica del recinto y la mala sonorización que se ha hecho del mismo, da lugar a que haya un eco continuo entre el sonido de la orquesta y el amplificado por los altavoces (que se aprecia en mayor manera en los momentos solistas o con pocos instrumentos), y además se produce una saturación que da lugar a una sensación de “ruido” en las partes altas del graderío tras nuestras espaldas, sobre todo cuando tenemos a la orquesta al completo tocando y predominan los sonidos agudos.

Es una pena porque de no ser por esta mala sonorización, que creo que sería solucionable, el concierto hubiera sido sobresaliente, teniendo así que conformarse con un notable bajo.

La primera parte del concierto dura casi una hora, finalizando con un bloque de temas dedicados a los Western de Sergio Leone, donde hay que destacar el tema El Éxtasis del Oro (de la película El Bueno, El Feo y el Malo), que también resulta ser el éxtasis del público, al arrancar un enorme aplauso y una ovación multitudinaria, tanto por la orquesta y el coro, como por la entregada dirección de Ennio Morricone, y por la interpretación de la soprano SusannaRigacci.

Tras un descanso de 20 minutos, comienza la segunda parte con la banda sonora que le ha procurado el Oscar este año, Los Odiosos Ocho, y que va entonando nuevamente la noche con el tema “Stage Coach to Red Rock”, creciendo la música a vez que crece la expectación.

“Deborah’s Theme”, en un bloque dedicado a una recopilación de tres adagios, es uno de mis temas favoritos de todos los tiempos, y es interpretado con tal delicadeza y exquisitez, que me consigue transportar a esos complejos pero a su vez nostálgicos años que se narran en la película.

Y a destacar en esta segunda parte, el concierto acaba con un bloque temático dedicado a la película “La Misión”, el Oscar que no fue y tuvo que ser, y que con tres temas de su banda sonora, nos hace finalizar la actuación levitando en nuestros asientos y respondiendo nuevamente con una espectacular ovación.

Ahora bien, el concierto no termina aquí, ya que a pesar de su avanzada edad, y a pesar de haber cumplido sobradamente con nuestras expectativas, Ennio Morricone no escatima a la hora de regalarnos no uno ni dos, sino tres bises:

Cinema Paradiso: Nuovo cinema Paradiso. Echábamos en falta algo de Cinema Paradiso en el programa, y al escuchar las primeras notas de este bis, nos vimos recompensados y lo recibimos con una gran sonrisa en la boca.

Ecstasy of Gold (de “The Good the Bad and the Ugly”)

El segundo bis fue el tema con el que finalizó la primera parte del concierto, el enérgico y rompedor tema del Éxtasis del oro, que volvió a levantar al público de sus asientos.

Abolisson (de ”Queimada”)

Y cuando ya pensábamos que todo se había terminado, el maestro Morricone volvió a salir a escena para regalarnos un último tema, el cual con la fuerza de sus coros hizo vibrar el lugar.

En resumen, un broche estupendo a casi 2h y media de concierto, magistralmente dirigido por Ennio Morricone, y espectacularmente interpretado por la Orquesta Sinfónica Nacional Checa, que disfrutamos enormemente.

Una pena que la noche resultara empañada por la mala sonorización del evento (saturación en los agudos cuando sonaba la orquesta al completo y ecos en general en el resto de momentos).