Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: «The Wolverine»

Al Salir del Cine: «The Wolverine»

Escrito por , el 2 agosto 2013 | Publicado en Apuntes

¿Alguna vez habeis probado un plato delicioso, pero teniendo la certeza de que le falta algún ingrediente, un «algo» que lo haría realmente especial? Ese plato puede ser la última película del mutante más famoso de todos los tiempos, mi querido Lobezno, el impagable Hugh Jackman. Lobezno Inmortal (2013) puede que sea el regreso más esperado de una película de superhéroes de los últimos años (con permiso del último hijo de Krypton), por la historia que adapta, una línea argumental la de Lobezno en Japón, que es una de las piedras angulares y más queridas por los aficionados, en lo que respecta al personaje.

Como siempre en esta sección, trataré de desvelar lo menos posible, o nada en absoluto. Respecto al film en sí, primero me planteo la duda de cuál habría sido el resultado si finalmente Darren Aronofsky hubiera llegado hasta en final en el proyecto. Y segundo, tengo que decir que es una de las películas del género de superhéroes que más me ha impactado de todos los tiempos.

No se le pueden pedir peras al olmo, y debe valorarse este tipo de películas en relación a unos clichés y convencionalismos, que es cierto que unas veces funcionan y otras muchas no. En este caso sí lo hacen y de una forma muy sólida como película, y no solo como entretenimento.

¿Cuál es el ingrediente que falta entonces? Entramos aquí en la labor de Marco Beltrami. El conjunto de la banda sonora es bastante sobrio, hasta la segunda mitad del film, donde la acción predomina ampliamente. A resaltar las incesantes percusiones y ese aire oriental (japonés) que era ineludible en la cinta. Casi es mi parte favorita, por lo directo del planteamiento con que sigue las escenas de acción, con un recogimiento musical digno de un samurai, y una sencillez en la forma y en el tono que, es cierto, puede que tenga como resultado que las imágenes le pasan muichas veces por encima a la música. De hecho una de las principales escenas de acción carece de música casi en su totalidad, según creo recordar (me niego a descargar un maldito screener para confirmarlo). Cabría preguntarse de quién fue esa decisión, si de director o de compositor.

El hecho de que a un conjunto notable de banda sonora, muy adaptada al resultado final de la película, le falte ese «toque» que la debía hacer especial, es que se echa en falta un tema principal que destaque realmente, que lleve al personaje dentro de la acción (sobre todo en la segunda parte) y no solo siga el ritmo de la misma. No nos engañemos, estas películas son de acción en el fondo, y esta es una gran película en ese apartado. Pero llamadme iluso por desear siempre un pedazo de tema central en una peli de superhéroes.

Ese es el ingrediente que echo de menos en el plato que Beltrami ha preparado. Mi eneldo, por ser más gráfico.

Siendo gran admirador de la mayoría de trabajos de Marco Beltrami, me sabe mal decirlo, pero se ha quedado corto, en una película donde había muchas espectativas creadas. Y últimamente es algo que se repite con demasiada frecuencia en el cine de este género, y no quiero señalar la último del tipo con una S en el pecho…

Resumiendo, es una buena banda sonora con momentos puntuales muy de Beltrami y muy de mi gusto, pero alejada de lo esperado para el regreso de Lobezno a las pantallas, por perder un poco de vista los convencionalismos musicales que en general se aplican a las películas de superhéroes, cuyos ejemplos imperecederos todos tenemos en mente.