Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: “The Seagull”

Al Salir del Cine: “The Seagull”

Escrito por , el 23 septiembre 2018 | Publicado en Apuntes

La gaviota es una de las cuatro obras maestras del dramaturgo ruso Antón Chéjov. De carácter eminentemente teatral, la novela se centra en los conflictos amorosos y artísticos de una serie de personajes reunidos por una veterana y vanidosa actriz en una idílica finca junto a un lago un verano en Rusia. Esta adaptación cinematográfica reúne a un elenco de talentosas actrices y actores que dan lustre a sus respectivos personajes convirtiéndose en lo más destacado de una película que, cuya falta de carisma, hace que se quede en lo anecdótico y en una más de esas cintas tipo de amores no correspondidos. Más interesante que este hecho es el retrato de unos personajes frustrados por la no consecución de sus ambiciones artísticas (los veteranos, los que se dedican a ello y los aspirantes).

La película constituye así una gran sátira, no excesivamente ofensiva, de los grandes devaneos del hombre y cómo estos son disfrazados con la adulación y la falsa admiración. Adquirirá en su primera mitad unos tonos de comedia frívola, que irá derivando a tones más ocres y derrotistas, convirtiéndose finalmente en una película bastante más triste y melancólica de lo que su alegre inicio indicaba. Dicha transición es muy sutil y creíble gracias a la ya citada y encomiable labor de los actores y a una banda sonora que sabe captar a la perfección los distintos tonos de los que se impregna la historia y que transluce la verdad de estos personajes sin puerto dónde echar el ancla.

Anton Sanko y Nico Muhly son los responsables de fraguar esta alianza con la película a través de una banda sonora de índole muy distinta en sus dos mitades.

Primeramente escucharemos una parte gobernada por un tema principal de carácter muy bucólico y alegre, desenfadado e incluso divertido, realmente inspirado en lo musical, pero que llevará implícito una fuerte carga de sátira y banalidad tal como comprobaremos conforme avance la película. El tema deja translucir la forma en como los personajes afrontan sus interacciones siendo la frivolidad y la falta de perspectiva de la realidad su característica principal. De hecho, si nos fijamos bien, tiene cierto carácter de ensoñación lo cual resulta una manera muy sutil y acertada de entender lo que está pasando.

La segunda parte de la película sí rendirá cuentas del verdadero estado de ánimo de los personajes y lo que está pasando realmente por su interior. Será una música más apagada y triste, melancólica incluso, pero apareciendo sólo en las partes en la que el drama está más arraigado o los sentimientos están más a flor de piel como alguna otra escena de carácter amoroso o no amoroso.

Es, en conjunto, un trabajo muy notable que se convierte en no pocas ocasiones en segunda piel de la película. El carácter teatral de ésta hace que se dejen más espacio a los diálogos que a la música lo cual es un acierto pero a su vez resta que haya más cohesión en el conjunto y, por lo tanto, su estructura no esté del todo definida.