Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: “The Emoji Movie”

Al Salir del Cine: “The Emoji Movie”

Escrito por , el 29 agosto 2017 | Publicado en Apuntes

Sobre la Película

Uno a veces se sorprende de hasta dónde puede llegar el ser humano para sacar filón a algo que está de moda. La Emoji Movie podría haber sido algo digno (dejémoslo en ese término) si hubiese explotado con ingenio, gracia y algo de socarronería su premisa (al recuerdo me viene Rompe Ralph!) ya que el tan traído mundo de los Emoji es carne de cañón para parodiar.

La cinta se convierte en un absurdo libreto de páginas plagadas de clichés (además, absolutamente faltos de espontaneidad) pasado unas cuántas veces por el grill y sin chispa y, sobre todo, sin ningún ápice de frescura. Todo está tamizado y excesivamente masticado para que un adulto pueda disfrutar de esta película. Serán los niños más pequeños (y me refiero a niños recién destetados) los que puede que encuentren un lugar en sus vidas para este proyecto de guión (borrador más bien) que peca, además, de un grafismo bastante pobre y sonrojante para lo que nos tiene acostumbrado la animación.

Emoji “salgo corriendo que tengo prisa”.

Sobre la Banda Sonora

En tal desbarajuste se alza triunfante Patrick Doyle que se marca un Goldsmith en toda regla y construye una banda sonora que es todo lo que no ha sido la película: fresca, dinámica, original y alegre. La banda sonora es un festival de principio a fin, con un pizpireto y endiabladamente divertido uso de la electrónica y un romanticismo fresco y sofisticado al que no estamos acostumbrados. La progresión de los temas es, además, brillante y el acabado de éstos aún más. La banda sonora va de menos a más, a muchos más, siendo para este que escribe aún una incógnita como el escocés ha podido mantener el nivel de motivación ante este emoji desastre.

No le faltarán argumentos para convertirse en una de las mejoras bandas sonoras del año y en un verdadero estandarte de la música de cine para el cine basura o, simplemente, para el cine que tiene un mínimo de respeto al espectador.

Emoji “ojos enamorados”.