Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: “Hell Fest”

Al Salir del Cine: “Hell Fest”

Escrito por , el 4 noviembre 2018 | Publicado en Apuntes

Hell Fest es lo de siempre, básicamente. Nos acercamos al tan traído y visto mundo del slasher y asesinos en serie con adolescentes de por medio pero esta vez sin el gran poder turbador y paroxismo de los grandes títulos del género. Lo único que se le puede achacar a esta película es su altísima previsibilidad y una resolución de los asesinatos poco o nada original y harta vista siendo su dirección escasamente ágil e inteligente.

Sin embargo lo mas llamativo de esta cinta es su atractivo e interesante diseño de producción, la gran baza para contrarrestar sus defectos y convertirla en una película adictiva incluso haciendo también de su despreocupado sentido de lo lúdico otro de sus baluartes para que durante hora y media no despeguemos los ojos de la pantalla. Este es el parque de atracciones por el que cualquier amante del cine de terror soñaría perderse.

Bear McCreary entiende a la perfección esa máxima llevada por John Carpenter con su música al cine de menos es más y compone un retentivo y siniestro tema para el maníaco de turno que señala continuamente su presencia y lo impone a cualquier otro tipo de música que pueda surgir.

A medio camino entre lo circense y lo macabro, el tema principal para Hell Fest es tremendamente envolvente e hipnótico y que consigue mantenerte en alerta durante todo el metraje. Sobresaliente es el uso del sintetizador para conseguir esa atmósfera turbia y asfixiante creando constantemente un nudo en la garganta del espectador cada vez que anuncia su presencia nuestro protagonista. Esta melodía se grava en bucle en la mente del espectador y consigue el mismo efecto de John Carpenter con su mítico tema para La noche de Halloween que no es más que el que nos identifiquemos con el perverso personaje y sentir todo su poder destructor.

El resultado final es una banda sonora que hace de la efectividad y sobriedad de este tema su principal seña de identidad resultando ser un trabajo hasta seductor. Es junto al citado diseño de producción lo mejor de la película y señala el camino a seguir para este tipo de producciones más simplistas tal como ya nos lo hizo entender el mismo Carpenter con aquellas películas.