Especiales
Portada » Especiales » Al Salir del Cine: “El fotógrafo de Mauthausen”

Al Salir del Cine: “El fotógrafo de Mauthausen”

Escrito por , el 24 noviembre 2018 | Publicado en Apuntes

El fotógrafo de Mauthausen - PosterNo hay nada peor que ir a ver una película y que esta no te transmita nada. Hay películas excelentemente realizadas que transmite cero emoción y películas irregulares y con fallos cuya carga emocional o dramática es lo suficientemente fuerte para atrapar al espectador. Como alguno seguramente intuya esta película está más cercana al primer caso. Y no estamos hablando de una realización excelsa ni brillante sino sencillamente correcta y con un buen ritmo que hace que no te aburras ni te pierdas viéndola. El problema es que la historia que se nos cuenta ha de doler y uno ha de salir jodido del cine. Y no es el caso en El fotógrafo de Mauthausen.

El filme de Mar Targarona es puro formulismo académico. No hay visceralidad. No existe ese salto al vacío ni en estilo ni en narrativa ni en la propia realización que te contagie las sensaciones y emociones que están viviendo esos personajes. La angustia ha de ser el principal foco y aquí queda difuminada por el academicismo. Todo se queda en el mero concepto y así es muy difícil comprar esta película salvo que te gusten las cosas banales. Yo salí igual que entré a la sala. No hay rabia y esto es lo primero que su directora tenía que haberme hecho llegar a través de cualquier de los medios artísticos de la película.

Sin embargo, el tema principal de su banda sonora sí transmite esa sensación de angustia y de dolor que viven los personajes. Existe una notable y más que palpable carga dramática y está ejecutado de una forma sumamente elegante y limpia por su compositor Diego Navarro, convirtiéndolo ya en uno de los temas más inspirados y hermosos del año. Aquí sí captamos esa sensibilidad y esa expresión inacabada que está pidiendo a gritos la historia. Este tema se posiciona claramente al lado de los protagonistas y lo enfrenta al mas duro y amenazante de los alemanes en el típico duelo tema/contra tema.

La principal cualidad de esta música es que es sólida en lo musical y en la misma aplicación en la película. Todas las carencias de las que adolece El fotógrafo de Mauthausen se podían haber suplido perfectamente con ésta pero el compositor no se atreve a ir un poco más allá y explorar, solo se limita a cumplir su función con la exposición de los dos temas centrales. Esta película merecía una mayor tortura en lo musical e impregnarla con todo el dolor que se vivió en ese campo de concentración.

Es por todo ello que el trabajo de Diego Navarro para El fotógrafo de Mauthausen lo percibo como algo más que solvente y destacado en lo musical pero incompleto en la resolución de todos los conflictos que van aconteciendo.