Análisis
Portada » Análisis » The Man From U.N.C.L.E (Versus)

The Man From U.N.C.L.E (Versus)

Música inteligente, pero sobre todo buena


El score de Pemberton para Operación U.N.C.L.E. es un soplo de aire fresco en la música de cine, en un año con múltiples bandas sonoras de espías y héroes de acción, algunas buenas, hay que reconocerlo, como la de Kraemer, y otras flojas como el Kingsman de Jackman. Pemberton demuestra no sólo inteligencia y sabiduría para poner música a las imágenes, y que eso suponga un aporte. También sabe hacer que esa música resulte “buena”. Pocos instrumentos le bastan para montar una trepidante secuencia de acción, y su motivo romántico de cinco notas es una joya dados los tiempos que corren. Su explanación final un jolgorio.

A Goldsmith le hubiera gustado, y digo Goldsmith porque muchos se han acordado de él, al haber compuesto la serie de televisión en la que está basada la película. Pero Pemberton no necesita, como sí le ocurre a Kraemer en Misión Imposible, una referencia para que la música tenga liderazgo, y eso es señal de gran compositor. Sus notas tienen personalidad propia. Y aún más, digo que a Goldsmith le hubiera gustado porque la musicalidad de lo compuesto, en donde además de ritmo y narrativa hay sentido del humor y sentimiento, encajan a la perfección con una definición de la música del maestro. Otra cosa es que a los “snif, snif, que sollozo por el pasado” como el amigo Salazar les guste habitar en tiempos pretéritos de por vida.

Por suerte, el pasado sólo es un aprendizaje para jóvenes como Pemberton. Sus scores para la BBC eran del montón, todo hay que decirlo, con algún apunte interesante (me refiero a los telefilms históricos de Attila y Napoleón que editó Moviescore Media), e incluso aquí incluyo ese “despertar” que fue The Awakening. Pero ya en The Conselour se advertía que llegaba algo mejor, desenfadado. Y la guinda es que tras componer para Ridley Scott y Guy Ritchie, puede que le llegue una nominación al Oscar por la nueva de Danny Boyle, Steve Jobs. Cuando trabaje para los americanos, espero que no pierda su seña de identidad, y nos siga deleitando con bandas sonoras tan divertidas y tan fieles a la película como esta de U.N.C.L.E.

Braulio Fernández


Recopilatorio hecho a medida


Por alusiones, este “adorador de vejestorios” (lo recuerdo, Braulio, aunque lo dijeras hace un par de semanas) podría estar en su salsa. Y no es del todo así. No pienso entrar al trapo respecto al uso de los temas clásicos o no. En este caso, han decidido no emplear la cabecera de Jerry Goldsmith y bien que me parece. Es una decisión creativa como cualquier otra. Incluso puede que el tema no esté tan asentado en el subconsciente colectivo como el de Misión Imposible. No me importa.

Tampoco diré nada respecto al uso de la música para definir a los personajes o describir la acción. Ni tan siquiera que me parece todo un acierto que sea un sucedáneo de la de la época. Por lo de adorador de vejestorios, más que nada, querido amigo, la siguiente frase es para ti: hasta me regodearé a gusto en el uso de temas similares a los que John Barry o Ennio Morricone componían en los sesenta. O en lo bien que, por una vez y sobre todo en el disco, casan las canciones con la música de Daniel Pemberton

Y yo me pregunto. A estas alturas, seguro que tiene que haber algún lector avispado que piense lo mismo que yo: ¿acaso no parece esto una banda sonora de una película de Tarantino? No sé si es por las canciones, por lo heterogéneo de los temas (aunque se encuadren todos dentro de una misma época) o por las dos cosas. Es curioso que, hablando de tener más o menos libertad creativa, me da la sensación de que el corsé que le ha impuesto Guy Ritchie a Pemberton puede llegar a ser más apretado de lo que pensábamos. Parece un asunto de manual: unos primeros planos de ojos, una música de Morricone. O un homenaje, lo que mi compi prefiera. Un par de caraduras paseando por Roma, música a lo Los persuasores! Snif, snif, que sollozo por el pasado…

Pero lo dicho, a pesar de que estamos ante un “recopilatorio hecho a medida”, el sastre es de lo más prometedor. Si la música resulta “buena” en la película (son tus propias palabras, plumilla), el CD es muy, pero que muy disfrutable.

Óscar Salazar

The Man From U.N.C.L.E.

01. Compared To What (Roberta Flack) (5:16)
2. Out of the Garage (3:47)
3. His Name Is Napoleon Solo (2:38)
4. Escape from East Berlin (4:25)
5. Jimmy, Renda-se (Tom Zé & Valdez) (3:39)
6. Mission: Rome (2:40)
7. The Vinciguerra Affair (3:22)
8. Bugs, Beats and Bowties (1:52)
9. Cry to Me (Solomon Burke) (2:36)
10. Five Months, Two Weeks, Two Days (Louis Prima) (2:09)
11. Signori Toileto Italiano (2:37)
12. Breaking In (Searching the Factory) (3:04)
13. Breaking Out (The Cowboy Escapes) (2:04)
14. Che Vuole Questa Musica Stasera (Peppino Gagliardi) (3:36)
15. Into the Lair (Betrayal, Pt. 1) (1:47)
16. Laced Drinks (Betrayal, Pt. 2) (3:40)
17. Il Mio Regno (Luigi Tenco) (2:23)
18. Circular Story (4:03)
19. The Drums of War (5:11)
20. Take You Down (3:26)
21. We Have Location (2:29)
22. A Last Drink (1:48)
23. Take Care of Business (Nina Simone) (2:04)
24. The Unfinished Kiss (2:53)
25. BONUS TRACKS: The Red Mist (2:10)
26. The Switch (0:58)
27. Warhead (2:18)
28. Fists (1:48)

Duración total: 80:43 minutos
Compositor: Daniel Pemberton
Sello: WaterTower Music
Formato: CD, Download
Fecha de publicación: 7 de agosto de 2015