Análisis
Portada » Análisis » Gravity

Gravity

Con un presupuesto de 100 millones de dólares y una recaudación a nivel mundial de 652 millones se puede decir que Gravity (2013) ha sido un rotundo éxito, y es que llegar hasta donde ha llegado la película no ha sido un trabajo nada sencillo para su director, el mexicano Alfonso Cuaron, ya que ha necesitado cuatro años de su vida para rodar bajo la perspectiva de utilizar la tecnología 3D de un modo perfectamente integrado en una película.


Gravity (2013)

Compositor: Steven Price
Año: 2013
Cómprala: Si te gusta la música que evoluciona de ser una edición sonora, con partes melancólicas, a un trabajo heroico en su parte final.
No la compres: Si crees que fuera de la película no puedas disfrutar de la partitura porque va demasiado ajustada a las imágenes.
NUESTRA NOTA

Y esta decisión tomada por el director no ha sido en vano porque, una vez vista la película, quizás sea la experiencia mas cercana en nuestras vidas a como sería estar en el espacio. Como ejemplo están las declaraciones del director James Cameron, que participo como asesor, a Variety:

«Después de verla me quedé de piedra, absolutamente anonadado. Creo que es la mejor película del espacio que se ha hecho nunca, y es que desde hace muchísimo tiempo tenía muchas ganas de verla»

Quizás este es el mayor logro de la película, su aspecto técnico, que hace entrever lo duro que debió de ser su rodaje porque, aunque la historia este bien narrada y resulte muy entretenida, hay que reconocer que el guión que escribió Alfonso Cuarón, con su hijo Jonas Cuarón, es mas básico que el mecanismo de una polea.

La Película

Sandra Bullock interpreta a la doctora Ryan Stone, una brillante ingeniera especializada en medicina en su primera misión en un transbordador, junto con el veterano astronauta Matt Kowalsky (interpretado por George Clooney), al mando de su último vuelo antes de retirarse. Pero en un paseo espacial aparentemente de rutina se desencadena el desastre, un ataque con misiles rusos a un satélite difunto ha provocado una reacción en cadena, la formación de una nube de desechos espaciales que va hacia ellos.

El transbordador queda destruido, dejando a Stone y Kowalsky completamente solos, unidos el uno al otro y dando vueltas en la oscuridad. El terrible silencio les indica que han perdido cualquier vínculo con la Tierra… y cualquier posibilidad de rescate.

A medida que el miedo se va convirtiendo en pánico, cada bocanada de aire consume el poco oxígeno que queda. Pero el único camino a casa solo puede encontrarse adentrándose más y más en la aterradora extensión del espacio.

Steven Price

Alfonso Cuarón ha tenido la oportunidad de trabajar con los compositores John Williams (Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, 2004) y en dos ocasiones con Patrick Doyle (A Little Princess, 1995 y Great Expectations, 1998), con lo que me pregunto ¿cómo hubiese quedado la película con un score que hubiese optado por el sinfonismo? pero como ese no ha sido el camino elegido por Cuarón el afortunado para dicha tarea fue finalmente un joven compositor británico, de 36 años y originario de Nottingham, llamado Steven Price.

Graduado con licenciatura de Primera Clase en Cambridge, Price ha ejercido de exitoso programador, arreglista y músico, antes de que Howard Shore le reclutara como editor de la bandas sonoras de la películas The Lord of the Rings: The Two Towers (2002) y The Lord of the Rings: The Return of the King (2003) o Hans Zimmer para el mismo rol en la cinta Batman Begins (2005), y en la actualidad es mas conocido por sus trabajos para las comedias de ciencia ficción Attack the Block (2011) y la reciente The World’s End (2013).

Esta claro que ahora mismo en la carrera de Price existe un antes y un después por su galardonado trabajo para Gravity, pero resulta anecdótico ver como llego al mundo de las bandas sonoras ya que, después de un amargo día como ingeniero de audio, él se detuvo en un puesto de periódicos y agarró una revista de música donde aparecía el anuncio de un compositor que necesitaba un asistente.

De esta manera es como empezó a trabajar para Trevor Jones y a lo largo de cinco años paso a ser programador, arreglista e interprete de muchos de los proyectos del compositor sudafricano, como es el caso de Thirteen Days, The League of Extraordinary Gentlemen, 80 Days Around The World, Dinotopia y Crossroads.

En el espacio no hay sonido

«Normalmente, en una película de acción me suelo ver compitiendo con explosiones y otros sonidos, mientras que en esta banda tuve que hacer las cosas de una forma diferente. Durante algunas de las secuencias de acción donde hay explosiones, yo sabía que mi música tenía que proveer dichas explosiones«.

Esta declaración de Steven Price a la revista WIRED refleja claramente uno de los factores principales de su música en la película y es que en el espacio las ondas de sonido no viajan con lo que ¿cómo solucionar ese aspecto en una película?

Para 2001: Una odisea del espacio (1968) ese genio llamado Stanley Kubrick se le ocurrió suplir el silencio añadiendo música clásica, a saber que cara puso Alex North en la premier del filme y ver que se suprimió su trabajo, mientras que en el caso de Gravity se optó por lo que explica a continuación Alfonso Cuarón:

En el espacio no se escucha nada y queríamos ser fieles a eso en la medida de lo posible. Hay algunas secuencias en las que quitamos el sonido, pero creíamos que hacerlo a lo largo de toda la película defraudaría al público”.

Así que, de esta forma, la música además de ser sonido en si tenía que ejercer el papel de efecto sonoro, o al menos aportar un sugerencia tonal, siendo un interesante y complejo reto para Steven Price que tuvo que colaborar estrechamente con Glenn Freemantle (editor y diseñador de sonido de la película) y para el que Price comento:

Fue fantástico trabajar con Glenn y su equipo. Usaban vibraciones y bajas frecuencias para respaldar ligeramente la acción, de forma que tú sientes los impactos sin escucharlos de una forma tradicional. Quería hacerlo con música pero de una manera diferente”.

Ante el reto marcado, el director mejicano también tenía claro como tendría que ser la banda sonora de la película y para la que Price tenia que generar intensidad en la música, sin usar la típica orquesta, dándole libertad creativa al respecto. Cuarón añadió al respecto:

Quería que la música tuviese textura, que desdibujase la frontera entre la música y el sonido, así que le dije a Steve que no quería nada de percusión. Era un reto para él porque tenía que conseguir toda la acción y el suspense sin algunos de los instrumentos fundamentales que usa convencionalmente. Empezó a combinar instrumentos electrónicos con otros acústicos para generar vibración sin tener que usar percusión. En cuanto asumió el concepto, no tuvo más que ponerse a experimentar con él.

Así que de esta forma Price consigue comunicar o reflejar los sentimientos de inmensidad, soledad, esperanza, terror, claustrofobia y angustia que aparecen reflejados en la película. Gravity Soundtrack

Qué te vas a encontrar

El trabajo de Price, para el que contó con la presencia de una orquesta, integrado por 16 piezas musicales, y también del uso de elementos electrónicos, es un carrusel musical de emociones que refleja a la perfección la inmensidad del espacio con lo aterrador que puede llegar a ser.

Principalmente la banda sonora es música de tensión, la cual consigue generar una atmósfera angustiante, que va aumentando hasta que se detiene de forma fulminante (como sucede en el final de los cortes Atlantis, In the Blind o Tiangong) y también un gran trabajo de diseño sonoro encargado de suplir la carencia de sonido mediante efectos musicales que nos encontraremos a lo largo del score.

Pero durante los casi 72 minutos del álbum, que ha editado el sello WaterTower Music, también existen los momentos de melancolía y los cortes que resaltan la belleza de poder ver la Tierra en todo su esplendor, o esa tranquilidad que puede llegar a emanar la carencia de sonido, y sobretodo es llamativa en su parte final que evoca la esperanza o lucha para conseguir llegar a casa, siendo así una banda sonora que no resulta monótona y con vida propia dentro de esta historia de supervivencia.

El Espacio y la Tierra – El Score

Únicamente dos temas son la base melódica de lo que podría parecer inicialmente una banda sonora funcional, ya que su principal cometido, como comenté anteriormente, sería suplir el silencio del espacio ejerciendo el rol de edición de sonido.

Pero Price sabe jugar bien sus cartas y ambos temas, que se van intercalando o teniendo su propio espacio dentro del score, ayudan además en la creación de una partitura de tensión y dramática hasta llegar a la parte final de la película. En ese punto es donde la banda sonora gana mucha mas presencia y actúa como motor importante en el desenlace de la misma.

El Espacio

Como bien apunta la película en su secuencia inicial, “la vida en el espacio es imposible”, y es en el arranque de la película, mientras se explica los motivos del riesgo mortal que supone vivir fuera de la tierra, donde escuchamos el corte Above Earth.

En ese corte, el primero del álbum, es donde aparece por primera vez una melodía de dos notas, acompañada de capas de sonidos hasta que se corta bruscamente, que Price usará para que generar la tensión o acompañar la acción que tendrán que vivir los protagonistas de la historia.

A continuación tenemos el segundo corte del álbum, titulado Debris (la formación de una nube de desechos espaciales que van a impactar contra ellos de forma inminente), donde tenemos un ejemplo más claro de cómo construye la música de tensión que acabará explotando en un corte de acción.

Price construye la música de acción nutriendo a esta melodía con capas de sonidos, además de ir incluyendo fragmentos orquestales (como cuerdas con efecto de eco o sección de metales) que incluso llegan a suplir los efectos sonoros de la película (es el caso de impactos o explosiones) en los momentos más críticos de la película. Otros ejemplos son los temas Don’t Let Go (donde los dos protagonistas tratan de agarrarse a la ISS) y Parachute (las correas del paracaídas enredado impiden a la Soyuz separarse de la estación) pero al margen de lo que acabo de comentar, la función principal de esta melodía es ir generando al espectador la sensación de que algo va a suceder.

Y para ello Price sigue repitiendo la formula de añadir texturas sonoras, casi ambientales, dejando una sensación latente de tensión, y como ejemplo se pueden mencionar los cortes que van a continuación del impacto de los desechos espaciales en la Explorer, The Void (Kowalski rápidamente recupera a Stone y hacen su camino de regreso al transbordador espacial) o el principio del corte Atlantis (cuando inspeccionan los daños en la Explorer).

La Tierra

Este es el objetivo, el regreso a la Tierra para sentir la gravedad, y esto queda reflejado en una melodía, que escuchamos en la segunda parte del corte Above Earth (el veterano astronauta Matt Kowalski se queda observando la tierra al principio de la película), la cual se irá transformando, pasando de un carácter mas melancólico a una melodía heroica o de esperanza por alcanzar la Tierra en el tramo final de la banda sonora.

En la primera parte de la película la función mas representativa de esta melodía es dotar de melancolía las imágenes, ya que aparece interpretada por un sintetizador, la voz de una solista o por un violín y acompañada de texturas ambientales, consiguiendo en ciertos momentos que los cortes resulten casi relajantes.

Esto podemos escucharlo en cortes como, por ejemplo, al principio de Don’t Let Go (Stone cuenta a Kowalski su vida en la tierra y la muerte de su hija), ISS (dentro de la Estación Espacial Internacional intenta contactar con Kowalski), Soyuz (Stone pierde la esperanza y Kowalski aparece para recriminarla que no renuncie) o interpretada la melodía por un piano en el corte Aurora Borealis.

El punto de inflexión de la banda sonora lo encontramos en la parte final de la película, donde esta melodía se transforma en algo mas épico, gracias a que la orquesta tiene más presencia sobre el sonido o texturas sintetizadas que hemos ido escuchando a lo largo del álbum.

La orquesta se vuelve mas poderosa y dominante, y ahora la melodía es interpretada por las cuerdas, una solista femenina o incluso metales, y además es acompañada por las texturas sonoras que usaba en las partes  de acción de la película, para conseguir este sonido heroico.

Esto queda reflejado en tramo final del álbum, concretamente los cortes Tiangong, Shenzou y Gravity (quizás el mejor corte de la banda sonora y donde además añade el acompañamiento de una guitarra), que corresponde desde la llegada a la Tiangong, entrando en el en la cápsula Shenzhou, hasta que consigue llegar a la tierra donde vuelve a sentir la gravedad, siendo esta parte final la más vibrante y disfrutable de toda la banda sonora.

Al margen de lo comentado anteriormente, esta temática de dos melodías principales se ve rota gratamente por momentos como la aparición de los cortes melancólicos o ambientales Airlock, construido con piano y cuerda, y Aningaaq, donde al piano y cuerda además se añaden otras texturas sonoras, y su opuesto en Fire (cuando Stone se ve obligada ha abandonar la ISS por que se incendia) un vibrante corte de acción a base de cuerdas y sintetizadores.

Conclusión

Aunque obedezca a una clara necesidad, ya que en el espacio no hay sonido, Gravity es otro ejemplo de cómo la música de cine ha mutado a una edición musical y como en la ultima década nos encontramos con trabajos que son puramente eso, una gran edición de sonido inocua que podría servir como relleno o por el contrario intentar conseguir despertar sensaciones en el espectador.

Pero este rol que adopta una partitura de música en el panorama actual me hace preguntarme ¿esto es música de cine? Es verdad que el trabajo de Price ejecuta perfectamente su cometido, e incluso  es una parte crucial en la película, pero en una escucha aislada, salvo por ciertos momentos o la heroica parte final del score, si no se pone atención puede llegar a pasar desapercibida o no ser del agrado de nuestro oído.

No obstante los premios o reconocimientos preceden a Gravity, se ha alzado en el apartado musical con el Critics’ Choice Movie Award y ha sido nominada a los BAFTA, Golden Globe y recientemente al Oscar, y aunque pueda dar la sensación de ser una banda sonora repetitiva o vacía en una primera escucha, este joven compositor ofrece más de lo que en apariencia es, quiero decir, una partitura bien trabajada con las imágenes y que complementa a la perfección el viaje que ha de vivir la protagonista.

Listado de temas

01. Above Earth (1:50)
02. Debris (4:24)
03. The Void (6:15)
04. Atlantis (3:43)
05. Don’t Let Go (11:11)
06. Airlock (1:57)
07. ISS (2:53)
08. Fire (2:57)
09. Parachute (7:40)
10. In the Blind (3:07)
11. Aurora Borealis (1:43)
12. Aningaaq (5:08)
13. Soyuz (1:42)
14. Tiangong (6:28)
15. Shenzou (6:11)
16. Gravity (4:35)
Dirige la orquesta Geoff Alexander
Duración total: 71:44
Compositor: Steven Price twitter | facebook
Sello: Watertower Records US (WTM39478) | Silva Screen UK (SILCD1441)
Formato: CD y Descarga Digital [SAE | SilvaScreen | iTunes]
Fecha de publicación: 17 Septiembre, 2013
Escuchar Online: SoundCloud.com
Más enlaces: www.warnerbros.es | IMDB