Análisis
Portada » Análisis » Get the Gringo
Género
Comedia Negra, Thriller
Lo mejor
Si te gusta Antonio Pinto, o la música mexicana con un toquecillo a lo spaguetti-western
Lo peor
No es un score imprescindible, así que si estás en modo ahorro, o la música de toques mexicanos no es lo tuyo, puedes prescindir de él

Get the Gringo

2012

¡Pues me lo he pasado bien, qué narices! Los tópicos de un género ya trillado, pero bien combinados en hora y media de acción y algo de humor negro, con Mel Gibson en modo duro, y con la corrupción de México como telón de fondo, sin mayores pretensiones.

Bien facturada, y con cierto toque setentero (solo falta Charles Bronson), colabora el breve y rítmico trabajo del compositor brasileño Antonio Pinto, que se limita a hacer su trabajo, de forma fácil y directa; componer lo que necesita la película, y que fuera de las imágenes guarde coherencia y personalidad.

Get the Gringo

Traducida en España como Vacaciones Infernales (agárrate los machos), la película cuenta la historia de Driver (Mel Gibson), quien es apresado por la policía fronteriza mexicana, en su intento de huida desde los EE.UU., con un botín de al menos dos millones de $ (botín que se queda la corrupta policía fronteriza)

Driver (cuyo nombre verdadero nunca llegamos a conocer) es trasladado a El Pueblito, una especie de prisión a modo de chabolismo donde conviven todo tipo de criminales, todo ello liderado por el típico cacique de turno, que tiene comprada a la policía de la prisión, y con un sistema establecido de chulos y esbirros a lo largo del Pueblito.

Allí conocerá a un niño de diez años, un apoyo importante para conocer el mecanismo de funcionamiento del  Pueblito, y los oscuros secretos que lo rigen (en especial el del niño).

Driver irá tramando un plan de acción para escapar del Pueblito, pero deberá tener en cuenta a todas las fuerzas implicadas, desde el corrupto cónsul americano y los matones del Pueblito hasta la banda de mafiosos a los que ha robado (liderada por el siempre genial, y en este caso excesivo, Peter Stormare), confluyendo en toda clase de tiroteos y venganzas varias.

Con Mel Gibson en labores de co-productor y co-escritor, además de actor, la película tiene muy buen ritmo, momentos muy divertidos y buenos personajes, constituyendo, en suma, una buena hora y media de buen entretenimiento, sin más oficio ni beneficio que el de hacer pasar un buen rato.

Llama la atención, si ves la película en versión original, que más de la mitad de la película está hablada en mexicano (y doblado al inglés, efectivamente), donde vemos a Mel Gibson colaborar con ese acento americano (australiano) tratando hablar el español de Mexico.

Or, as the saying goes, small town, large hell – El Pueblito (alcaide)

Antonio Pinto – The Composer

Descubrí a este buen hombre el día que fui al cine a ver City of God (Ciudad de Dios, 2003), dirigida por Fernando Meirelles. Antoio Pinto brindó un excelente y rítmico score, que ayuda a la vibrante narración de esta excelente película, con personajes tan memorables como Buscapé o Ze Pequeño, dos niños que crecen en Río de Janeiro con diferentes aspiraciones (fotógrafo el primero, camello el segundo), todo un Tour de Force visual con algunos elementos muy del cine de Scorsese.

A pesar de que tenía cierta fama, especialmente por el drama Central do Brasil (Estación Central de Brasil, 1998), fue a partir de City of God cuando la carrera de Pinto comienza a despegar; en el 2004 aparece acreditado como compositor adicional del thriller Collateral, con Tom Cruise y dirigida por Michael Mann (donde el compositor principal era James Newton Howard) y en el 2005 colabora en la aclamada Lord of War (El Señor de la Guerra, 2005), de Andrew Niccol el mismo de Gattaca), donde compone un score ajustado y de tonalidades étnicas para este alegato antibélico con un mensaje bastante gris y desmoralizador.

Le seguirían el thriller al uso Perfect Stranger (Seducción a un Extraño, 2007), con Halle Berry y Bruce Willis, el drama Love in the Time of Cholera (El Amor en los Tiempos del Cólera, 2007), dirigida por el veterano Mike Newell, basada en la novela de Gabriel García Márquez, y con Javier Bardem en el reparto, y el documental autobiográfico basada en la figura del malogrado Ayrton Senna (titulado Senna).

Precisamente sería el drama Love in the Time of Cholera el que le reportaría la opción de ganar algún premio, siendo nominado a mejor canción (Despedida) en los globos de oro y los World Soundtrack Awards, nominaciones compartidas con Shakira.

Este año, junto con Get the Gringo, tiene próximo de estreno el documental corto The Odyssey (2012), que versa sobre Londres y sus habitantes, con un periplo temporal que arranca en el 2005 y acaba en el 2012, con la celebración de los juegos olímpicos (documental dirigido por Asif Kapadia, el mismo de Senna).

Además, acaba de completar el thriller Snitch, con Dwayne Johnson (“The Rock”) y Susan Sarandon, y tiene asignado, en pre-producción, el thriller de ciencia ficción The Host (La Huésped), dirigido por Andrew Niccol.

Get the Gringo – Pinto Get the Score

Adrian Grunberg lo tenía claro: “I knew I wanted Pinto”. Así de sencillo, de hecho afirmó que cuando se conocieron vía Skype, solo tardó 46 segundos en decir “awesome”.

Tan contento quedó con el resultado final, que afirmó lo siguiente: «The collaboration between Antonio, Steve (Rosenblum, the editor), and myself was one I can only hope to be so lucky to repeat in the future. His Sao Paulo studio, and his band of cronies, served for the perfect back-drop for him to create what I am so proud to call my movie’s soul”.

Pinto consiguió el trabajo, y su curtida sonoridad de marcado carácter étnico le facilitó el trabajo, consiguiendo que el score tenga una tonalidad mexicana marcada pero sin caer en el excesivo tópico del uso de la música folk típica del lugar (guitarrillas acústicas y tirando que es gerundio).

De hecho, se observa, en algunos momentos, ciertas influencias (muy por encima) de algún elemento un poco spaghetti-western, e incluso reminiscencias de las bandas sonoras de la trilogía de los mariachis de Robert Rodríguez.

El score es breve, pero acertado; rítmico para las acciones de Driver, pausado para contarnos la relación con el niño y su madre, o violento y agresivo para los tiroteos y el clímax final, incluyendo una bella pieza a modo de rendición final (y hasta una canción).

Eso sí, la única forma de poder conseguir este score será vía iTunes, la nueva moda de compra imperante para muchos de los nuevos lanzamientos.

Get the Gringo – Las Canciones

Pues la película está plagada de ellas, y como bien dice Driver al comienzo de la película, cuando entra en prisión, es “una tortura maricahi”; no paran de sonar todo tipo de rancheras y mejicanadas en el Pueblito (guerra psicológica, vamos). Aunque solo dos aparecen junto al score editado, las menos rallantes y más interesantes (una de ellas está compuesta, de hecho, por el propio compositor)..

La primera, Padre Nuestro, de Los Fabulosos Cadillacs, es un tema rítmico y  de raíces completamente mexicanas, letra y música). Hace su aparición cuando Driver sigue a un preso a los baños, donde le deja fuera de servicio, robándole el dinero y escondiendo su arma en el techo de los baños. El tema no aparece exactamente igual, sino más bien remixado, pero la versión original es mil veces mejor que la de la película, vamos.

La otra, CallesSecas, es cortesía de Antonio Pinto, una canción cuyas letras hablan de las drogas, la corrupción y similares, y que acompaña el segundo cruce de frontera de Driver, cuando pacta con el mafioso del Pueblito para eliminar al mafioso al que robó, mientras va trazando un plan (paralelamente) para tratar de liberar al niño y su madre.

Además, la película abre con una excelente y magistral canción, 50.000 Miles Beneath my Brain, del grupo Ten Years After, formación que nació a finales de los 60 y que vivió su época dorada hasta 1974, como demuestra esta excelente canción, que ilustra la persecución policial que sufre Driver al inicio de la película.

Impresionante para los amantes de la música setentera, donde los punteos de guitarra, el bajo y los teclados configuran una brillante pieza rítmica de tintes rockeros a lo largo de sus siete minutos y medio (solo una pequeña porción aparece en la película).

Get the Gringo – The Score

Lo primero que llama la atención, y mucho, es que solo aparecen recogidos 23 minutos y medio en el score editado; y aún más impresionante es que prácticamente es lo que hay en la película (no hay mucho más).

En ese sentido, es un trabajo que emula un poco el sentir del cine de otra época; no es necesario empapelar cada minuto de la película con música. Para nada. Solo cuando sea necesario, y así lo entendieron director y compositor. Y acertaron.

De todo el score destaca, sobre manera, los temas que representarían, por decirlo de alguna manera, el universo de Driver, que pronto es presentado en el inicio de la película.

Cuando es atrapado en la frontera, y llevado a la prisión de El Pueblito, Pinto nos ofrece la pieza La Frontera. Tras un sugerente y delicado comienzo (un motivo musical del que luego hablaremos), el corte desemboca en una pieza rítmica, donde la guitarra acústica lleva el peso del motivo central, acompañado de batería, más guitarras acústicas y trompeta a lo mexicano, incluyendo una voz femenina que le da un toque un poco a lo spaghetti-western.

Esta pieza rítmica de tonos mexicanos es un corte de acción que acompaña a Driver en varios momentos de la película, donde destacan la pieza del tiroteo (Shootout) y la escena de las granadas en la sala de reuniones (pieza no incluida en el score y que es una variación del material de La Frontera).

Shoot Up narra el tiroteo que tiene lugar en el Pueblito, muy a lo Robert Rodríguez, estilo El Mariachi o Desperado, incluso el tono musical del corte va por esos lares. Tras apertura estilo al más puro duelo Ok Corral, preparando un poco el terreno musical, entran en acción las baterías, punteos rabiosos de guitarra eléctrica, trompetas y acústica, recuperando el tema de rítmico de acción de Driver del corte La Frontera.

Driver Sets Fire narra como el protagonista prende fuego a un puesto del Pueblito para poder perpetrar un robo. El corte es rítmico, basado principalmente en la acústica y una vibrante percusión que sirve de avance al tema, y sería otro nuevo motivo asociado al protagonista, siendo ofrecido, en clave de rendición final, en el fantástico corte Sunny Day in Mexico, el epílogo final, música positiva que arroja luz a la sufrida historia del protagonista, y que sirve de buen cierre al score.

He Killed My Father es una delicada y bella pieza basada en los punteos de guitarra acústica y eléctrica, mientras el niño cuenta a Driver la historia de su padre (asesinado para donar su hígado al mafioso del Pueblito), y como él será el siguiente en la línea de donantes cuando el capo necesite de un nuevo órgano.

La melodía de este corte es la misma delicada apertura del corte La Frontera, cuando Driver es atrapado. Ambos tienen un tono nostálgico y triste, y hablan de dramas, de problemas; el del niño y el de Driver, encontrando un nexo de unión en el Pueblito.

Make my Day narra, simultáneamente, el plan de Driver para acabar con el mafioso (que desemboca en la escena de la sala de reuniones y las granadas), y el de la madre para ocultar a su hijo del mafioso, que ya reclama su hígado (¿alguien lo dudaba?). El tema se construye principalmente sobre los punteos de guitarras acústicas, fantásticamente ejecutados para generar tensión y avance, ganando en intensidad cuando entra en acción la percusión y,  posteriormente, el cello, que añade más dramatismo al corte.

Butterballs tiene que ver con el cónsul americano que opera en el Pueblito, un agente corrupto que solo quiere su parte del pastel (Driver lo llama Bolas de Mantequilla, Butterballs). Este breve corte, donde las percusiones y la acústica llevan el peso, narra el momento en que Driver, tras hablar con Butterballs (quien más o menos le amenaza de forma encubierta), decide mover ficha y trazar un nuevo plan para evitar lo peor. Este corte, en realidad, iría antes de Shoot Up y Make my Day.

U.S. Bound tendría que haber sido el corte dos del disco, justo después de la canción setentera; es lo primero de Antonio Pinto que escuchamos en la película. Un corte tenso y de tono dramático, donde sonoridades ambientales, elementos percusivos e incluso el cello acaban desembocando en una fase rítmica de acústica y percusión donde Driver y su malherido colega son encerrados en el coche patrulla mexicana.

Final Confrontation es la batalla final en el Pueblito; Driver acude al rescate, en pleno desalojo de la prisión por parte de las autoridades, con un enjambre de balas azotando las cabezas de policías y matones.

La música es rítmica y agresiva; electrónica, percusión, punteos de guitarra y una especie de teclados (casi a modo de pianos preparados) aderezan el conjunto. Todo ello va narrando el camino ensangrentado de Driver hasta la sala de operaciones, con un fabuloso sabor hispano e imprimiendo un fantástico ritmo de avance (donde inlcuso las cuerdas se suman). La parte final del corte, pasado lo peor, es un corte oscuro y tenso que acompaña la huída del Pueblito.

The Purpose – To Serve the Film

Pues sí, la principal idea. Y de ahí vamos viendo el resto. Y el caso es que Antonio Pinto, sin hacer nada del otro jueves, acierta con el tono del score, tanto en los claros como en los oscuros. Hay acción, hay drama, hay ritmo, hay melancolía… tenemos de todo un poco, y ni media hora de score… (a veces menos es más, a veces).

El resultado final es más que digno, algo de lo que debieran aprender muchos compositores que ocupan mayores privilegios en el status de la industria actual. No todo vale.

Get the Gringo

  1. 50,000 miles Beneath My Brain, Ten Years After (7:38)
  2. Padre Nuestro, Los Fabulosos Cadillacs (4:32)
  3. La Frontera (2:51)
  4. Driver Sets Fire (1:54)
  5. He Killed My Father (2:20)
  6. Shoot Out (2:43)
  7. Make My Day (2:11)
  8. Butterballs (1:39)
  9. U.S. Bound (1:55)
  10. Final Confrontation (5:17)
  11. Sunny Day in Mexico (2:32)
  12. CallesSecas (4:17)
Duración total: 38:59 minutos
Compositor: Antonio Pinto
Sello: Lakeshore Records
Formato: CD, Descarga digital
Fecha de lanzamiento 5 de Enero de 2012
Get the Gringo